Las zonas urbanas silvestres no apreciadas

This post is also available in: English Français

Traducción de Brenda Moreno

En muchas partes del mundo, la naturaleza urbana está experimentando un renacimiento. Las historias de biodiversidad en las ciudades abundan, así como la infraestructura vegetal y los beneficios psicológicos de la vegetación. Pero un aspecto de la naturaleza urbana sigue siendo subestimado: el área silvestre. Lugares donde nadie le dice a la naturaleza qué hacer. Donde no ha sido ajardinada, ni mejorada, ni modificada con fines humanos. “No hay mucha conciencia de estos espacios salvajes en las ciudades”, dice Dave Kendal, un ecologista de la Universidad de Melbourne, “así que espero que este documento aumente la conciencia un poco más”.

El artículo al que se refiere Kendal, publicado en la revista Urban Forestry & Urban Greening y co-escrito con el ecologista de Melbourne Caragh Threlfall, es una revisión de los papeles ecológicos y sociales desempeñados por las zonas silvestres en las ciudades. Los investigadores hacen una distinción crucial entre el desierto, que tiene una función a escala y por definición ausente de las ciudades, y el área silvestre, que se define por “una ausencia de intervención humana en curso” y la libertad de los organismos a comportarse naturalmente. La vegetación remanente, los lotes abandonados y los así llamados páramos, los bordes ferroviarios y los grandes árboles viejos y las tierras abandonadas, que varían en tamaño de los restos de una tira mediana a miles de acres posindustriales. Estas zonas son salvajes y vitales, dicen Kendal y Threlfall.

Crean conexiones entre espacios reconocidos por su riqueza natural, evitando que los parches de hábitat se conviertan en islas aisladas. Pueden servir como refugio, proporcionando recursos – tales como flores de principios y finales de temporada para los polinizadores – ausentes de paisajes desarrollados o muy manipulados. Su procedencia “ad-hoc”, formada por la historia de una ciudad en construcción, demolición y abandono, produce un mosaico de vegetación. Son estructuralmente complejos y biológicamente diversos, ya que contienen especies, características y procesos (como los invertebrados en la hojarasca, los agujeros en los árboles, la madera en descomposición y las llamadas malas hierbas) normalmente perdidos por la limpieza del lugar.

También hay aspectos humanos en la naturaleza. A menudo son una fuente de recreación y, en las regiones donde la naturaleza “agradable” está reservada principalmente a la gente acomodada, “constituyen una gran parte del espacio verde disponible en algunas áreas desfavorecidas”, escriben Kendal y Threlfall. Mientras que el desorden de las zonas silvestres fue considerado una vez estéticamente poco atractivo, los gustos están cambiando: la gente prefiere a menudo la espontaneidad a la forma meticulosa. Los espacios silvestres de las ciudades ofrecen una conexión más profunda con la naturaleza y una lección conceptual que permite a los “niños imaginar un mundo que no esté ordenado por los adultos”. Estos espacios, escriben los investigadores, jugarán quizás un papel cada vez más importante en la experiencia de vida de los niños”.

Para colmo, el área silvestre es generalmente bastante rentable. Después de todo, requiere dejar las cosas en paz. Tal vez no completamente – nadie debe argumentar que la limpieza de basura o la reducción de la contaminación por herbicidas constituyen una intervención en la espontaneidad de la naturaleza – pero al menos en su mayoría. Sin embargo, la maleza urbana se ignora en gran medida. A pesar de los beneficios, no es reconocida en la planificación oficial o vista como un espacio en blanco abierto para jardines, parques o nuevas construcciones. “Las amenazas provienen principalmente del desarrollo, la mejora o la gestión”, dice Kendal. “La gente no se da cuenta de que estos espacios salvajes pueden ser importantes”.

“La innovación es necesaria para fomentar y proteger zonas silvestres en las ciudades”, continúa. Y ahí radica una aparente paradoja: los espacios silvestres urbanos tendrán que ser planeados para prosperar verdaderamente. Algunas ciudades, especialmente en Europa occidental, ya han comenzado a hacer esto, y podría llegar a ser aún más pronunciada a medida que la gente se vuelve más abierta y mutua en su relación con la naturaleza. “Esto es tanto un cambio en la forma en que pensamos acerca de la naturaleza como en la forma en que manejamos las ciudades”, dice Kendal. “Veo un futuro en el que permitimos que muchos lugares, incluidas las ciudades, sean salvajes”.

Fuente: Kendal, Dave y Caragh G. Threlfall. “Los distintos roles ecológicos y sociales que desempeñan los espacios silvestres en los ecosistemas urbanos.” Urban Forestry & Urban Greening, 2017.

Suscríbase para recibir el resumen semanal de la revista

Te has registrado satisfactoriamente

Share This