Los tremendos beneficios que brinda una sola familia de castores.

This post is also available in: English

Traducido por Brenda Moreno Espinosa

La gente ya sabe que los castores son especies clave cuyas actividades dan forma a los paisajes en formas ampliamente beneficiosas. Sin embargo, tales descripciones suenan un tanto abstractas, si consideramos las observaciones de científicos que siguieron las actividades de un solo par de castores que vivían en el campo británico.

En un estudio publicado en la revista Earth Surface Processes and Landforms, investigadores liderados por el hidrólogo Richard Brazier de la Universidad de Exeter describen las mediciones tomadas de la composición del sedimento y la calidad del agua en estanques construidos por los castores, que fueron liberados en 2011 como parte de un esfuerzo de reintroducción de la especie. Los castores fueron extirpados de las Islas Británicas hace unos 400 años.

El recinto de los castores, aproximadamente del tamaño de tres campos de fútbol (estadounidenses) y situado en un arroyo debajo de una granja, originalmente contenía un pequeño estanque. Desde su llegada, los castores han construido 12 estanques más. Su recinto es ahora un mosaico de humedales regulado por presas y canales, y los estanques se están llenando lentamente de sedimentos, el equipo de Brazier  estima que son 101 toneladas de ellos hasta la fecha.

Parte de ese sedimento fue generado por la propia excavación de los castores. La gran mayoría, sin embargo, es tierra erosionada de las tierras de cultivo adyacentes. En total, los sedimentos contienen 16 toneladas de carbono, cada onza restante retenida permanentemente, lo que representa en promedio las emisiones de carbono anuales de seis ciudadanos británicos.

La situación no es tan simple; El equipo de Brazier advierte que los flujos de nutrientes a largo plazo no se comprenden completamente. Los microbios que viven en los estanques emiten dióxido de carbono a medida que respiran, y eventualmente los estanques se llenarán y secarán, causando la liberación de parte del carbono. Sin embargo, gran parte del carbono permanecerá encerrado, y la vegetación que eventualmente crezca en los sedimentos ricos en nutrientes almacenará aún más.

Dejando de lado el carbono, los humedales de los castores también filtraron una tonelada de nitrógeno, el cual se convierte en un contaminante cuando se libera a altas concentraciones en las cuencas fluviales e impide que la tierra erosionada se pierda. Un informe de 2009 estimó que la erosión del suelo agrícola en el Reino Unido cuesta anualmente 45 millones de libras (60 millones en dólares estadounidenses) en daños. Los castores podrían contrarrestar eso, sugieren Brazier y sus colegas, agregando otra línea al control de inundaciones, promoción de la biodiversidad y recreación de sus servicios.

Dados los logros de solo un par observado por el equipo de Brazier, las posibilidades a escala de paisaje son enormes. Los investigadores mencionan que los castores pueden “realizar importantes modificaciones geomórficas y dar como resultado cambios en los flujos de nutrientes y sedimentos”, “limitando el impacto negativo aguas abajo” de la contaminación agrícola. Para decirlo de otra manera: los castores podrían ayudar a limpiar nuestro desorden. Lo mismo se aplica al resto de Eurasia, donde los castores fueron erradicados de gran parte de su rango histórico, y también de América del Norte, donde sus poblaciones son ahora quizás una décima parte de los niveles precoloniales.

Sin embargo, su reintroducción en el Reino Unido ha sido controvertida, con los agricultores molestos por los castores que bloquean los canales de riego. En Norteamérica, los castores son cazados y atrapados, y frecuentemente son asesinados por talar árboles o por inundar carreteras. A pesar de lo impresionantes que son los castores en la ingeniería de los ecosistemas, una mayor proeza de ingeniería social puede ser requerida para que las personas los acepten.

Fuente: Puttock et al. “Almacenamiento de sedimentos y nutrientes en un pantano diseñado por un castor”. Procesos de la superficie terrestre y accidentes geográficos. “ Earth Surface Processes and Landforms, 2018.

Imagen: Lois Elling / Flickr

Sobre el autor: Brandon Keim es un periodista independiente especializado en animales, naturaleza y ciencia, y el autor de El ojo de la lavandera: historias del mundo viviente. Conéctese con él en Twitter, Instagram y Facebook

 

Suscríbase para recibir el resumen semanal de la revista

Te has registrado satisfactoriamente

Independent, nonprofit journalism
for a livable planet  |  published by Future Earth

Share This

Share This

Share this post with your friends!