Comer comida humana afecta el tamaño de las especies silvestres, e incluso su evolución.

This post is also available in: English

Traducido por Brenda Moreno Espinosa

A medida que las ciudades humanas han crecido, algunas especies de vida silvestre han descubierto cómo aprovechar estos nuevos hábitats. Una gran ventaja de la vida en la ciudad es el flujo constante de alimentos fácilmente disponibles, altamente calóricos y sabrosos, es decir, nuestros desperdicios. Pero, ¿qué sucede cuando los animales comienzan a comer como los humanos modernos?

En el caso de los mapaches, la respuesta parece ser que se convierten en unidades absolutas. En un estudio que aparece en la edición de agosto de 2018 de Conservation Physiology, investigadores canadienses pesaron y tomaron muestras de sangre de un total de 60 mapaches que viven en tres áreas diferentes con acceso variable a los alimentos humanos [1].

Descubrieron que los mapaches que viven en los terrenos del zoológico de Toronto (paraíso del panda de la basura, con todo tipo de golosinas arrojadas) pesan más y tienen un nivel de azúcar más alto que los mapaches que viven en parques urbanos con acceso moderado a la comida humana o en un entorno rural bajo acceso a la comida humana.

Los resultados sugieren que la dieta que nos hace a los humanos gordos también hace gordos a los mapaches. Sin embargo, la investigación futura tendrá que establecer más directamente si los mapaches con más acceso a los alimentos humanos en realidad comen más, y si los mapaches más pesados ​​tienen más grasa corporal.

Los investigadores dicen que también se necesitan más estudios para determinar las consecuencias evolutivas de estos hallazgos. ¿Los mapaches con alto nivel de azúcar en la sangre tienen menos probabilidades de sobrevivir y reproducirse, o son más vulnerables a las enfermedades? ¿O los mapaches urbanos se están adaptando a una dieta de comida chatarra de alguna manera?

Relativamente pocos estudios han investigado las consecuencias evolutivas de comer alimentos para humanos, en las especies silvestres. El año pasado, los investigadores informaron que los ratones urbanos de patas blancas tienen variaciones genéticas asociadas con el metabolismo de carbohidratos y lípidos que pueden indicar adaptaciones por comer nuestras sobras [2].

Un estudio publicado el 8 de agosto en Proceedings of the Royal Society B sugiere algo aún más dramático: los cambios en la dieta y los cambios genéticos consiguientes pueden contribuir al surgimiento de nuevas especies. En este estudio, un grupo internacional de investigadores secuenciaron los genomas de 46 gorriones y 19 gorriones Bactrianus [3].

Los gorriones son nativos de Eurasia occidental y central, pero se han extendido a prácticamente todas las áreas habitadas del mundo. Viven en ciudades y tierras de cultivo y se alimentan de desperdicios de alimentos y cultivos. Son tan dependientes de los humanos que cuando las personas abandonan un asentamiento, los gorriones desaparecen también del área.

El gorrión de Bactrianus es una subespecie de gorrión que vive en el Medio Oriente y Asia Central, pero no está asociado con asentamientos humanos. Es cauteloso con las personas y, a diferencia del gorrión, migra. Los ornitólogos creen que el gorrión Bactrianus representa un linaje reliquia con características ancestrales de antes de que el gorrión se adaptara a vivir junto a los humanos.

Una comparación de los genomas de Bactrianus y del gorrión de casa respalda la opinión de que los dos linajes se dividieron hace 11,000 años, en la época en que surgió la agricultura en el Cercano Oriente. También sugiere que la población de gorriones aumentó dramáticamente hace unos 6.000 años. Los investigadores mencionan que «por lo tanto, es probable que los gorriones comensales se muden a Europa con la expansión de la agricultura».

La comparación también identificó varias regiones del genoma que parecen estar involucradas en la adaptación del gorrión de hogar al nicho humano. La más fuerte de estas regiones contiene un gen, COL11A, que está involucrado en el desarrollo craneal y facial. Esto podría ayudar a explicar cómo el gorrión de hogar desarrolló un cráneo y un pico más robustos en comparación con el gorrión Bactrianus, probablemente fue una adaptación para comer semillas de cultivos, en lugar de las semillas más blandas de hierbas silvestres.

Otro gen en la región es AMY2A, que codifica una enzima involucrada en la digestión del almidón. Otra investigación ha demostrado que los cambios en este gen coincidieron con la adaptación a las dietas altas en almidón tanto en humanos como en perros.

“Nuestros hallazgos, por lo tanto, se suman a la imagen emergente de que la revolución neolítica introdujo una presión selectiva común que ha dado lugar a adaptaciones paralelas en genes similares para tres taxones muy diferentes: humanos, perros y, potencialmente, gorriones comunes», escriben los investigadores. Eso representa más evidencia que cuando hablamos de habitantes urbanos, realmente estamos hablando de una colección de animales taxonómicamente diversa, con muchos puntos comunes fisiológicos y genéticos en todas las especies.

Fuentes:

1. Schulte-Hostedde A.I. et al. «El acceso mejorado a los desechos de alimentos antropogénicos está relacionado con la hiperglucemia en los mapaches (Procyon lotor).» Fisiología de la conservación. 2018.

2. Harris J.E. y J. Munshi-South «Firmas de selección positiva y adaptación local a la urbanización en ratones de patas blancas (Peromyscus leucopus).» Ecología Molecular. 2017

3. Ravinet M. et al. «Firmas del comensalismo humano en el genoma del gorrión doméstico». Procedimientos de la Royal Society B. 2018 

Imagen: Un mapache llamado Rocket comiendo una galleta. Crédito: Tjflex2 a través de Flickr.

Suscríbase para recibir el resumen semanal de la revista

Te has registrado satisfactoriamente

Your Donation Will Be Doubled

From now until December 31st as part of a national campaign to support nonprofit news

Share This

Share This Article