En un siglo o dos, la vegetación de este planeta puede verse completamente diferente de lo que miramos hoy

This post is also available in: English

Traducido por María Fernanda Enríquez

Al final de la última Edad de Hielo, las temperaturas promedio aumentaron de 4 a 7°C en diferentes partes del mundo. Ese es aproximadamente el cambio de temperatura que se espera en los próximos 100 a 150 años si las emisiones de gases de efecto invernadero continúan su trayectoria actual.

A medida que los glaciares retrocedieron y el planeta se calentó, los ecosistemas terrestres experimentaron cambios radicales. Las distribuciones de árboles y otras especies de plantas cambiaron drásticamente y las comunidades biológicas se reorganizaron en nuevas configuraciones.

De manera similar, es probable que se produzcan cambios dramáticos si no se reducen rápidamente las emisiones de carbono, sugieren los investigadores en un estudio publicado el 31 de agosto en Science. El equipo internacional de 42 científicos revisó los registros fósiles de plantas y polen de 594 sitios en todos los continentes excepto en la Antártida [1]. 

Compararon lo que creció entre 21,000 y 14,000 años atrás, durante el último período glacial, con vegetación moderna en cada sitio. Luego observaron los cambios de temperatura en cada sitio para evaluar cómo la magnitud del calentamiento está relacionada con la magnitud del cambio ecológico.

«Usamos los resultados del pasado para analizar el riesgo del futuro cambio en los ecosistemas», dijo en una rueda de prensa Connor Nolan, estudiante de posgrado en geociencias de la Universidad de Arizona, quien realizó gran parte del análisis. «Encontramos que a medida que aumentan las temperaturas, hay riesgos cada vez mayores para un mayor cambio en los ecosistemas». Los cambios afectan tanto a la mezcla de especies presentes como a la estructura general del ecosistema, por ejemplo, bosque versus pastizales. 

Estudios previos han utilizado modelos informáticos y observaciones actuales para predecir los efectos del calentamiento en la biosfera. Este es el primero en utilizar los datos paleo-ecológicos para observar cómo los cambios en la vegetación coincidieron con el calentamiento en el pasado, y sugiere que los efectos del calentamiento sobre los ecosistemas en el futuro serán más graves de lo que otros estudios han predicho.

«Si permitimos que el cambio climático no se controle, la vegetación de este planeta se verá completamente diferente de lo que lo es hoy, y eso significa un gran riesgo para la diversidad del planeta», dijo en el comunicado el co-autor Jonathan Overpeck, Decano de la Escuela de Medio Ambiente y Sostenibilidad en la Universidad de Michigan. 

Los cambios de vegetación podrían ser incluso más extremos de lo que fueron durante el período post-glacial porque el calentamiento está ocurriendo mucho más rápidamente, según Stephen T. Jackson, Director del Centro de Adaptación Climática para el Sur-oeste del Servicio Geológico de Estados Unidos. «Estamos hablando de la misma cantidad de cambio en 10 a 20 mil años que se acumulará en un siglo o dos», dijo. Además, el cambio en el uso de la tierra y las especies invasoras aumentarán los efectos del calentamiento. 

Su análisis sugiere que con las continuas altas emisiones de gases de efecto invernadero, la probabilidad de un cambio importante en la vegetación es más del 60% en la mayor parte del mundo. Si reducimos las emisiones de gases de efecto invernadero a los niveles especificados en el Acuerdo de París, el riesgo de grandes cambios en la especie presente cae por debajo del 45% para la mayoría de las áreas y el riesgo de grandes cambios estructurales en los ecosistemas por debajo del 30%. 

Pero algunos de estos grandes cambios en los ecosistemas ya están en marcha, ya que las especies se someten a cambios en el rango geográfico o al reemplazo por otras especies después de los incendios o las muertes relacionadas con la sequía. En un estudio no relacionado publicado el 30 de agosto en Scientific Reports, investigadores australianos y de los Estados Unidos documentaron cómo los eventos climáticos extremos pueden repercutir en los ecosistemas regionales [2]. 

Los investigadores llevaron a cabo un meta-análisis que rastrea los efectos de una ola de calor de 2011 en Australia Occidental. Descubrieron que durante la ola de calor y en la temporada o dos después, se produjeron interrupciones dramáticas en los ecosistemas terrestres y marinos en un área que abarca más de 300,000 kilómetros cuadrados.

En el mar, la ola de calor desencadenó el blanqueamiento de los corales y la pérdida del 36% de un lecho de algas marinas importante. En tierra, la mortalidad de árboles y arbustos del 19% provocó brotes de insectos perforadores de madera. La población de la cacatúa negra de Carnaby en peligro de extinción cayó en un 60% y aún no se ha recuperado; Las colonias de “Pequeños Pingüinos” tuvieron una desastrosa temporada de cría. 

Los investigadores se están dando cuenta cada vez más de que los efectos negativos del cambio climático provienen no solo de los cambios en la temperatura promedio sino también de los eventos extremos. Las olas de calor están aumentando en frecuencia e intensidad, y se espera que lo hagan más a medida que avance el cambio climático. 

Pero al contar solo una pequeña parte de la historia, al examinar especies individuales o lugares, los estudios anteriores han subestimado los efectos de las olas de calor, dicen los investigadores. El mensaje es que la biosfera tal como la conocemos terminará: no con un estallido, sino golpeado por un desastre climático a la vez.

Fuentes:

Nolan C. et al. “Transformación global pasada y futura de los ecosistemas terrestres bajo el cambio climático.” Science. 2018. 2.

Ruthrof K.X. et al. “La ola de calor subcontinental desencadena respuestas terrestres y marinas.” Scientific Reports. 2018 

Imagen: Un incendio forestal cerca de la frontera entre Columbia Británica y Yukón. Crédito: B.C. Ministerio de Transporte via Flickr.

Suscríbase para recibir el resumen semanal de la revista

Te has registrado satisfactoriamente

Share This

Share This Article