Algunas especies protegen a otras del cambio climático.

This post is also available in: English

Traducido por Brenda Moreno Espinosa

Los refugios del cambio climático se entienden generalmente en términos geográficos: como lugares que, a través de alguna circunstancia fortuita de topografía y patrones climáticos locales, proporcionarán un refugio templado para especies sensibles, incluso a medida que aumenten las temperaturas globales.

Existe otro tipo de refugio climático menos apreciado. Las actividades de ciertas plantas y animales crean hábitats protegidos en los que puede florecer otro tipo de vida, y sus poderes protectores pueden ser aprovechados. “Las poblaciones creadas en hábitats podrían manejarse como una solución basada en la naturaleza contra la pérdida de biodiversidad provocada por el clima”, escriben investigadores dirigidos por el biólogo Fabio Bulleri de la Universidad de Pisa en la revista PLoS Biology.

El equipo de Bulleri se centra en los entornos costeros, y algunas de las especies que estudian ya son bien conocidas por los conservacionistas. Las praderas marinas, por ejemplo, se valoran como amortiguadores de tormentas y viveros de peces. Sin embargo, el equipo de Bulleri dice que su papel en proteger a otras especies del estrés relacionado con el clima ha recibido poca atención. Cuando los pastos marinos absorben el dióxido de carbono mientras respiran, disminuyen la acidez de las aguas circundantes, disminuyendo los efectos corrosivos de la acidificación del océano en los arrecifes y mariscos.

Esa es solo una de esas instancias. Los investigadores también describen cómo los grupos de mejillones intermareales proporcionan un lecho en el que la vegetación puede volver a crecer después de ser azotada por tormentas cargadas; los pepinos de mar que se entierran, conocidos como pez de arena, airean los fondos marinos y compensan las disminuciones impulsadas por el calor en los niveles de oxígeno sedimentario. Las algas comunes se forman en forma de algas debajo de las cuales prevalecen las temperaturas frías. El equipo de Bulleri llama a éstos “refugios biogénicos”. Dentro de ellos, las especies que de otra manera estarían condenadas por condiciones severas y cambiantes, pueden persistir y tal vez adaptarse.

Se necesita más investigación para identificar otras especies protectoras, dice el equipo de Bulleri, y los conservacionistas pueden pensar en cómo trabajar con ellas. Las poblaciones existentes se pueden proteger y las nuevas poblaciones se pueden cultivar y trasplantar cuando sea necesario. Las especies con potencial de protección podrían criarse o incluso diseñarse para soportar condiciones más estresantes. Instalar refugios podría convertirse en una parte estándar de los proyectos de desarrollo e infraestructura costeros.

Si se realiza a una escala suficientemente grande, dice Bulleri, “los rescatistas del clima podrían ser eficientes para reducir la cantidad de especies perdidas debido a los cambios climáticos”.

Bulleri advierte que las especies que rescatan el clima no son una panacea. No todas las especies en riesgo sobrevivirán bajo su paraguas, y no pueden compensar la contaminación y el consumo excesivo y otras amenazas existenciales no relacionadas con el clima. Sin embargo, si se pueden abordar esas amenazas, los refugios biogénicos podrían ofrecer esperanza contra los desafíos climáticos que ahora parecen tan difíciles de manejar.

Y las posibilidades no son solo acuáticas: su documento se centró en los ecosistemas costeros, pero el equipo de Bulleri dice que las conclusiones generales se aplican también a otros ecosistemas. Los refugios del cambio climático no son solo una casualidad geográfica. Con la ayuda de algunas especies seleccionadas, las personas podrían crearlas.

Fuente: Bulleri et al. “Aprovechar las interacciones positivas entre especies como una herramienta contra la pérdida de la biodiversidad costera impulsada por el clima”. PLoS Biology, 2018.

Sobre el autor: Brandon Keim es un periodista independiente especializado en animales, naturaleza y ciencia, y el autor de El ojo de la lavandera: Historias del mundo vivo. Conéctate con él en Twitter, Instagram y Facebook.

 

Suscríbase para recibir el resumen semanal de la revista

Te has registrado satisfactoriamente

Independent, nonprofit journalism
for a livable planet  |  published by Future Earth

Share This

Share This

Share this post with your friends!