El cambio climático tiene un costo psicológico crónico

This post is also available in: English

Traducido por María Fernanda Enríquez

Las olas de calor, los períodos de clima húmedo, el calentamiento climático a largo plazo y los huracanes causan estragos en la salud mental, informaron los investigadores en Proceedings of the National Academy of Sciences. Se espera que todos estos fenómenos se vuelvan más frecuentes e intensos con el cambio climático, lo que sugiere la necesidad de reforzar nuestra infraestructura psicológica y física colectiva para prepararnos. 

Los científicos han estado investigando las consecuencias para la salud mental del cambio climático durante aproximadamente una década. Hasta ahora, la mayoría de los estudios se han centrado en áreas locales, eventos climáticos específicos o las consecuencias más graves para la salud mental. El nuevo estudio comienza a esbozar en una imagen más amplia cómo el cambio climático podría producir una erosión lenta de la salud mental en el país.  

Los investigadores analizaron datos sobre dificultades de salud mental informados por 2 millones de residentes de Estados Unidos. Seleccionados aleatoriamente entre 2002 y 2012 como parte del Sistema de vigilancia de factores de riesgo conductuales del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades. 

Esta encuesta pregunta a los participantes sobre la mala salud mental, incluido el estrés, la depresión o los problemas emocionales, que han experimentado en los últimos 30 días. (El estudio no rastrea a los mismos individuos a lo largo del tiempo, pero puede proporcionar una serie de instantáneas para evaluar los cambios en la salud mental de una comunidad). 

Los investigadores realizaron referencias cruzadas de las respuestas de la encuesta con datos diarios de temperatura y precipitación según la ubicación geográfica de cada participante para revelar los vínculos entre el clima y la salud mental. Encontraron que las temperaturas más altas y el aumento de la precipitación a corto plazo empeoran la salud mental. 

Por ejemplo, cuando las temperaturas medias mensuales aumentan de 25 – 30°C a más de 30°C, la prevalencia de problemas de salud mental aumenta en medio punto porcentual. Es probable que las temperaturas superiores a 30°C se vuelvan más comunes en los Estados Unidos en las próximas décadas, especialmente en el Sur. 

Durante los meses con más de 25 días de precipitación, los problemas de salud mental son 2 puntos porcentuales más comunes que durante los meses sin precipitación. Sin embargo, la forma en que el cambio climático cambiará los patrones de precipitación es menos cierta que para la temperatura. 

El calentamiento climático también tiene un costo crónico. Los investigadores encontraron que un aumento de 1°C en la temperatura máxima promedio durante 5 años se asocia con un aumento de 2 puntos porcentuales en las dificultades de salud mental. No es sorprendente que el calentamiento durante la primavera y el verano tenga un impacto mayor que el aumento de las temperaturas invernales.

Finalmente, para determinar los efectos en la salud mental de los desastres naturales relacionados con el clima, los investigadores se concentraron en los meses posteriores a agosto de 2005, cuando el huracán Katrina tocó tierra en la costa del Golfo de Estados Unidos. «La exposición a Katrina aumentó la aparición de problemas de salud mental en aproximadamente 4% en comparación con las áreas sin desastre», escriben los investigadores. 

Los comentaristas del cambio climático a menudo hablan de «fragilidad» frente a «resiliencia» al cambio climático, y la necesidad de «fortalecer» a la sociedad en preparación. A menudo, esto se centra en la infraestructura física, como carreteras que pueden ser vulnerables a las inundaciones, o sistemas de distribución de alimentos que pueden ser vulnerables a la sequía. Pero, ¿es posible hacernos más resistentes psicológicamente al cambio climático? 

En el nuevo estudio, las dificultades de salud mental asociadas con el cambio climático son peores entre las personas con ingresos más bajos. Y los investigadores señalan que esto es en los Estados Unidos, un país muy rico en general: los impactos psicológicos del cambio climático pueden ser más graves y generalizados en los países más pobres, dicen. 

Eso sugiere que, por otro lado, los esfuerzos para reducir la pobreza también son estrategias para aumentar la resiliencia al cambio climático. Y a su vez, eso muestra cómo cada vez más, todos los problemas políticos son realmente parte de la misma. 

Fuente: Obradovich N. et al. “Evidencia empírica de los riesgos para la salud mental que plantea el cambio climático. Proceedings of the National Academy of Sciences. 2018.

Imagen: «Melting Men» escultura por Nele Azevedo.

Suscríbase para recibir el resumen semanal de la revista

Te has registrado satisfactoriamente

Independent, nonprofit journalism
for a livable planet  |  published by Future Earth

Share This

Share This

Share this post with your friends!