Para que las empresas se vuelvan más ambientalmente amigables, contrate mujeres para puestos de dirección

This post is also available in: English

Traducido por María Fernanda Enríquez

De acuerdo con un nuevo análisis publicado en el Journal of Corporate Finance, cada mujer nombrada en una junta corporativa reduce el riesgo de la empresa de ser golpeada con una demanda ambiental en 1.5%. De hecho, la diversidad de género de la junta es uno de los tres factores principales que predicen la vulnerabilidad de una empresa a los juicios ambientales. 

 Los hallazgos son consistentes con otros estudios que muestran que la presencia de mujeres en los consejos corporativos reduce las conductas poco éticas, como las violaciones de valores, y contrarresta los riesgos asumidos por los directores ejecutivos masculinos cuando se trata de decisiones de inversión y adquisición. El nuevo estudio muestra que los beneficios de las mujeres directoras se extienden al ámbito ambiental.  

En el estudio, Chelsea Liu de la Escuela de Negocios de la Universidad de Adelaide en Australia revisó una base de datos pública de demandas presentadas en tribunales federales de Estados Unidos contra S&P 1500 firmas: un total de 1,893 demandas ambientales presentadas contra de 221 firmas entre 2000 y 2015. Los juicios alegaban violaciones a la Ley de Agua Limpia de los Estados Unidos, a la Ley de Aire Limpio u otras leyes ambientales relacionadas con la eliminación de desechos peligrosos y la limpieza de terrenos contaminados. 

Liu reunió información de otras bases de datos públicas sobre la composición de género de la junta directiva de cada compañía y qué firmas tenían CEOs mujeres. Luego realizó varios análisis estadísticos para analizar las relaciones entre la diversidad de género de la empresa y la exposición a demandas ambientales. 

 «Las empresas con mayor representación femenina en la junta directiva experimentan significativamente menos demandas ambientales», según Liu. 

El análisis solo muestra una correlación entre los miembros femeninos de la junta y un menor riesgo de juicio, no relaciones causales. Pero Liu sugiere tres explicaciones posibles para los hallazgos.  

Primero, se socializa a las mujeres para que estén más conscientes y se preocupen más por las necesidades de los demás. Otra investigación ha encontrado que las mujeres que sirven en juntas corporativas están menos preocupadas por el poder y más preocupadas por los beneficios sociales generales en comparación con los hombres. Esto puede hacer que las mujeres miembros de la junta sean más aptas para considerar los efectos en las comunidades locales y otros terceros que se verían afectados por los riesgos ambientales. 

En segundo lugar, la presencia de mujeres en los consejos aumenta la diversidad de los grupos, y diversos grupos toman mejores decisiones. (Liu señala que esto significa que las perspectivas de los hombres también son necesarias en los consejos corporativos).

Finalmente, las directoras muestran menos exceso de confianza y es más probable que busquen consejos de expertos en comparación con los hombres. Muchas consideraciones ambientales son altamente técnicas y pueden beneficiarse de una fuente externa de conocimiento especializado.  

Pero ¿y si la causalidad va en la dirección opuesta? ¿No es posible que las mujeres opten por formar parte de juntas de compañías más verdes, o que estén involucradas principalmente en industrias que impliquen un riesgo ambiental inherentemente menor? Liu realizó varios análisis adicionales para descartar estos y otros posibles factores de confusión, y confirmó que sí, las mujeres en las juntas reducen la probabilidad de demandas ambientales.  

El análisis de Liu apoya la idea de que se necesita una masa crítica de mujeres (3 o más) en los consejos corporativos para que su presencia tenga un efecto. (Cuando solo una o dos mujeres están en el consejo, sus perspectivas son minimizadas por las de los hombres).  

También encontró que diferentes tipos de jefas desempeñan papeles complementarios. Las directoras ejecutivas están asociadas con una reducción de los litigios ambientales, pero solo entre empresas con juntas dominadas por hombres. De la misma manera, la representación femenina en el consejo tiene un mayor efecto en la reducción de juicios ambientales cuando el CEO de la empresa es un hombre. 

Como la demanda ambiental promedio cuesta el 2.26% del valor de mercado de una empresa, Liu calculó que agregar una directora a la junta se traduce en un ahorro promedio de $ 3.1 millones en valor de la firma por año. El estudio no demuestra directamente que un menor número de juicios ambientales son buenos para el resultado final de una empresa (el costo de prevenir daños ambientales podría ser mayor que el ahorro para prevenir juicios).  

Sin embargo, Liu sostiene que los hallazgos del estudio pueden ser útiles para las empresas que desean evitar juicios ambientales y para los inversores que desean evitar empresas con alto riesgo ambiental. También contribuyen a un debate en curso sobre si las políticas de diversidad de la junta corporativa y las cuotas de género son una buena idea.  

Por supuesto, todo esto depende de la existencia de leyes y regulaciones que permitan a los ciudadanos hacer que las corporaciones rindan cuentas de las infracciones ambientales en primer lugar. El estudio no aborda cómo más líderes femeninas pueden afectar ese contexto legal, pero definitivamente es tentador especular.  

Fuente: Liu C. “¿Son las mujeres más ambientalmente amigables? Diversidad corporativa de género y violaciones ambientales.” Journal of Corporate Finance. 2018.

Imagen: pngtree.com

Suscríbase para recibir el resumen semanal de la revista

Te has registrado satisfactoriamente

Independent, nonprofit journalism
for a livable planet  |  published by Future Earth

Share This

Share This

Share this post with your friends!