Nos estamos haciendo más altos y más pesados. No son buenas noticias para la seguridad alimentaria ni para el planeta.

This post is also available in: English

Traducido por Brenda Moreno Espinosa

Los humanos no solo están creciendo en número; también estamos cada vez más altos y más pesados y estos cambios físicos se establecen como amenaza para la seguridad alimentaria y tendrán un mayor impacto en el planeta a medida que nuestros cuerpos en crecimiento requieren más comida.

Estos son los hallazgos de un reciente estudio de Sustainability, que confirma que no es suficiente considerar solo el impacto planetario de una población en crecimiento. Sino también debemos reconocer que los aumentos en la altura y el peso de la humanidad están directamente relacionados con los aumentos en la cantidad de alimentos que consumimos y, por lo tanto, influyen en la seguridad alimentaria mundial y también en nuestra huella ambiental.

El estudio encontró que entre 1975 y 2014, la masa humana en todo el planeta aumentó en un 146%. En promedio, los humanos individuales crecieron un 14% más pesados ​​y un 1.3% más altos. En general, el crecimiento de la población del planeta y su masa en aumento durante este período de 40 años dio como resultado un aumento del 129% en la demanda mundial de alimentos. «Desde una perspectiva global, el efecto de esta demanda adicional es equivalente a las necesidades de energía alimentaria de 286 millones de adultos en la actualidad», mencionaron los investigadores. Por perspectiva, ese aumento en el consumo es equivalente a la cantidad de alimentos que se necesitarían para alimentar al doble de la población actual de Brasil.

Los investigadores explican que la mayoría de este aumento del 129% podría explicarse simplemente por los efectos de más personas en el planeta. Pero cuando se aisló el impacto de rasgos físicos como el peso y la altura, encontraron que representaban un sorprendente 15% del aumento en la demanda de alimentos desde 1975. Esto fue compensado ligeramente por una población global que envejece: porque las personas mayores tienden a consumir menos alimentos, que redujeron la demanda, pero solo en un 2%. Entonces, en última instancia, el 13% del aumento en la demanda de alimentos en las últimas cuatro décadas es atribuible únicamente a la creciente altura y peso de la humanidad.

Lo que es especialmente sorprendente es la rapidez con la que se produjo este cambio. Se estima que el peso global ha aumentado un 146% desde 1975, lo que equivale a 39,68 toneladas métricas, dos veces la masa de todos los adultos en los Estados Unidos. A nivel mundial, el peso promedio máximo ha aumentado de 79 kilogramos a 93 kilogramos en 40 años. Y se estima que la altura ha aumentado en 20 cm en algunas partes del mundo en el transcurso de solo cuatro generaciones. (El estudio encontró una relación en el aumento en la trayectoria de altura con una mayor disponibilidad de nutrientes). En términos de cómo esto ha alterado el consumo de alimentos, el humano promedio consume 15% más que nosotros en 1975.

Desafortunadamente, esta tendencia de 40 años probablemente continuará en el futuro, dicen los investigadores. De hecho, estiman que alimentar a los nueve mil millones de personas que estarán en el planeta en 2050 necesitará más calorías de las que se necesitarían para alimentar a la misma cantidad de personas en este momento, simplemente porque el peso y la altura de la humanidad seguirán aumentando en el futuro. , y con ello, la demanda de alimentos.

Para obtener sus resultados, los investigadores modelaron el uso de recursos de la humanidad según múltiples variables cambiantes (talla, peso, edad y sexo) que se asignaron a las poblaciones de 186 países a lo largo del tiempo. Para obtener información sobre el consumo de alimentos, utilizaron datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.

El documento no hace recomendaciones dietéticas para salvar el planeta o alimentar a más humanos. Más bien, los autores enfatizan que su punto clave es que la seguridad alimentaria y las estimaciones de impacto están muy por debajo de lo que deberían ser.

Por lo tanto, si vamos a captar de manera realista las necesidades futuras de los alimentos, debemos tener en cuenta el efecto sorprendentemente grande que el cambio de forma del cuerpo humano ejerce sobre el mismo planeta del que depende.

Vásquez et. Alabama. “Seguridad alimentaria para un envejecimiento y una población más pesada”. Sostenibilidad. 2018.

 

Suscríbase para recibir el resumen semanal de la revista

Te has registrado satisfactoriamente

Share This

Share This Article