¿Podría el retorno de la vida salvaje ayudar a prevenir grandes incendios forestales?

This post is also available in: English

Traducido por María Fernanda Enríquez

Hace aproximadamente 15,000 años, cuando la Tierra se calentó y los humanos proliferaron, se produjo una ola de extinciones. El perezoso del tamaño de camiones, bisontes y ciervos que empequeñecieron a sus homólogos modernos, canguros gigantes y mamuts. Una y otra vez la lista continúa, una colección de criaturas fantásticas que ahora solo se conocen a partir del registro fósil.  

En ese registro fósil, los científicos también han notado algo más fantástico, o al menos inusual, aunque se observa mucho menos que esas bestias perdidas: Carbón. Mucho, una fina capa que se acumulaba en muchos paisajes después de que los grandes animales desaparecieran. Esto puede no haber sido una coincidencia.  

La ausencia de esos animales parece haber hecho que los ecosistemas sean más propensos al fuego, una posibilidad con implicaciones perturbadoras y esperanzadoras. El comienzo del siglo XXI es una época de empeoramiento de incendios forestales y extirpaciones en curso, pero quizás la conservación podría ayudar a prevenir la conflagración. 

«Es probable que las recientes y continuas disminuciones de vertebrados grandes contribuyan de manera significativa a los cambios en los regímenes de incendios», escriben los investigadores dirigidos por el ecólogo Chris Johnson en la revista Philosophical Transactions of the Royal Society B. de los incendios forestales,» en el ensayo “El retorno a la vida salvaje ofrece potencialmente una poderosa arma para manejar los riesgos de los incendios forestales.”  

El documento es parte de una serie que examina cómo la reintroducción de animales, particularmente animales grandes, en paisajes que una vez los hospedaron puede tener profundos beneficios ambientales. Agregar animales perdidos podría ayudar a los ecosistemas a capturar más carbono, reducir el impacto de las especies invasoras, fertilizar los bosques a orillas del río e incluso regular las respuestas ecológicas impredecibles al cambio climático.  

La posibilidad más sorprendente es que tal vez también puedan combatir el fuego. La gente ha buscado en la naturaleza soluciones a los incendios forestales (que se han vuelto más grandes, más calientes y más peligrosos por el cambio climático y el uso humano de la tierra), pero se han centrado en la dinámica de la vegetación, por ejemplo, permitir que los incendios pequeños se quemen en lugar de extinguirlos inmediatamente evitando de esta manera que los desechos leñosos se acumulen como yesca. Los animales no son parte de la conversación.

Sin embargo, como advierten Johnson y sus colegas, existen muchas razones para pensar que los animales podrían ser útiles. Los pequeños incendios consumen restos de madera como lo hacen los grandes comedores de plantas. Debido a que sus patrones de alimentación son variados en lugar de uniformes, con algunas áreas pastadas y otras ignoradas, ellos producen parches de vegetación de baja y alta inflamabilidad “intercalados en arreglos que podrían impedir la propagación del fuego del paisaje,” escriben Johnson y sus colegas. 

También pueden cambiar la tierra misma. Al cavar a través de la basura del suelo y darle la vuelta (piense en jabalíes buscando comida) los grandes comedores de plantas pueden enterrar material que de otro modo se convertiría en combustible. Los pasajes estériles creados por los pasos pesados ​​e incesantes de las manadas migratorias se pueden ver no solo como senderos, sino como posibles cortafuegos.  

Queda mucho por aprender, y el uso de animales para combatir el fuego seguramente será complicado. En ciertos casos, los navegadores (animales que se alimentan de crecimiento alto, como arbustos y árboles pequeños) podrían promover la propagación de pastos, lo que a su vez hace que los incendios sean más probables. «Hay algunas pruebas de que los elefantes a veces pueden tener ese tipo de efecto en África», dice Johnson. «Si estamos reintroduciendo especies, deberíamos intentar restaurar conjuntos complementarios de especies (buscadores y pastores) para evitar estos efectos no deseados».  

También hay un papel para los depredadores en la prevención de sobrepoblaciones potencialmente problemáticas, como el venado, que masticando evita que los árboles jóvenes maduren y conviertan los bosques en matorrales propensos al fuego. Ese es un problema ahora en Nueva Zelanda, dice Johnson, donde la vegetación no evolucionó para resistir la presión de los ciervos introducidos en la isla desde otros lugares.

Sin embargo, eso no significa que los animales no nativos sean intrínsecamente propensos a los incendios: en Australia, los búfalos de pantanos no nativos parecen reducir la intensidad del fuego y, en realidad, pueden desempeñar funciones de mejora de los humedales realizadas por especies ahora extintas. 

La dinámica también puede variar de un lugar a otro. Por ahora, dicen los investigadores, la evidencia histórica del control de incendios inducido por animales es más fuerte en ambientes cálidos con lluvias moderadas y vegetación dominada por el pasto. Las extinciones no parecieron tener mucho efecto sobre los patrones de incendio en matorrales y praderas áridas. Y es al menos posible que, donde el fuego siguió a las extinciones, fue solo una coincidencia. Tal vez los cambios climáticos fueron los culpables.  

Sin embargo, las posibilidades son tentadoras. Algunos estudios modernos ya sugieren que las personas podrían trabajar con animales: los investigadores han descrito cómo el pastoreo reduce las frecuencias de incendios en las praderas de pastos altos de Kansas, la sabana de Kenia y los bosques tropicales australianos. Se necesita más investigación, pero el futuro podría ser un lugar con más animales grandes y menos incendios grandes. 

Fuente: Johnson et al. “¿Puede la reconstrucción trófica reducir el impacto del fuego en un mundo más inflamable?Philosophical Transactions of the Royal Society B, 2018.

Imagen: Chuck Peterson

Sobre el autor: Brandon Keim es un periodista independiente especializado en animales, naturaleza y ciencia, y el autor de The Eye of the Sandpiper: Stories From the Living World. Puede conectarse con el Twitter, Instagram y Facebook.

Suscríbase para recibir el resumen semanal de la revista

Te has registrado satisfactoriamente

Share This

Share This Article