En una democracia, ¿debería la naturaleza tener un voto?

This post is also available in: English

Traducido por María Fernanda Enríquez

Donde una vez el poder político perteneció a un puñado de hombres ricos, ahora lo comparte una gran cantidad de personas: así fue, aunque con muchos contratiempos y letra pequeña, los últimos siglos de progreso democrático liberal. 

¿Qué significaría expandir aún más la representación política? ¿Podrían nuestras deliberaciones y decisiones incluir representantes de las generaciones humanas futuras y también los habitantes no humanos de la Tierra? 

“Proponemos una reimaginación fundamental de lo que debería significar la protección de la naturaleza”, escriben los especialistas en ética ambiental en Biological Conservation. “Toda la vida”, sostienen, debería “tener algo que ver con las proezas de los humanos adultos actuales”. 

Escrito por Adrian Treves y Francisco Santiago-Ávila de la Universidad de Wisconsin-Madison y William Lynn de la Universidad de Clark, el artículo es la última de una serie de críticas sobre cómo se maneja la naturaleza en el siglo XXI. 

Anteriormente, han argumentado que la gestión de los depredadores está sesgada de manera injusta hacia los intereses a corto plazo de algunos cazadores y ganaderos; que las decisiones de conservación deberían incluir más perspectivas; y que los derechos de las personas futuras a un medio ambiente sano se ignoran rutinariamente, incluso cuando esos derechos están supuestamente consagrados en la ley.  

En el último ensayo vuelven a la conservación, que consideran bien intencionada pero confusa y propensa a elevar los intereses inmediatos de unas pocas personas por encima de todas las demás. Los máximos rendimientos comerciales sostenibles de salmón, por ejemplo, no dejan muchos peces para que coman los osos. Un enfoque en las métricas a nivel de población y especies facilita el sacrificio del bienestar de los animales individuales. Con demasiada frecuencia, la naturaleza se trata como una reserva de recursos en lugar de un conjunto de comunidades cuyos intereses son tan reales y válidos como los nuestros. 

Es una crítica que muchos conservacionistas pueden encontrar frustrantes (ya están haciendo lo mejor que pueden en un mundo muy imperfecto y centrado en el ser humano), o simplemente lo último en un continuo ida y vuelta que hace un siglo fue encarnado por el conservacionista puro John Muir y Gifford Pinchot, fundador del Servicio Forestal de los Estados Unidos. Pero Treves, Santiago-Ávila y Lynn no se detienen en el consejo moral. Ofrecen algunas sugerencias políticas específicas. 

Ya es habitual que instituciones como las universidades y los museos tengan administradores encargados de tomar decisiones en nombre de los futuros beneficiarios; así podría ser con la naturaleza. Los gobiernos e instituciones podrían presentar formalmente “representantes de futuro, humanos o no humanos”: intereses que, en lugar de recibir un reconocimiento simbólico, tendrían un voto real en cada decisión que los afecte. 

Hay muchos detalles diabólicos a esta propuesta. ¿Quién elige a los fideicomisarios? ¿Cómo se definen los intereses? ¿Cuándo se convierten los intereses en derechos? ¿Qué pasa cuando entran en conflicto? ¿Y tiene incluso sentido aspirar a una reforma política tan radical cuando, en demasiadas naciones, los cimientos de la democracia liberal están siendo atacados? 

Treves y sus colegas apuntan a precedentes esperanzadores. La constitución de Ruanda reserva explícitamente escaños en su legislatura para grupos históricamente en desventaja. Grupos de jóvenes en los Estados Unidos y Canadá han entablado demandas contra líderes del gobierno a quienes acusan de violar su derecho a un clima futuro estable. Y, por supuesto, las democracias de las que ahora disfrutamos han evolucionado para incluir a personas (mujeres, grupos raciales no caucásicos, no heterosexuales) que alguna vez fueron privados de sus derechos.

“Estamos abogando por las verdaderas bases que cobran vida cada segundo en todo el mundo”, dicen Treves, Santiago-Ávila y Lynn. “Las dificultades que enfrentamos al imaginar un sistema de justicia de ese tipo no lo hacen imposible”.

Fuente: Treves et al. “Solo Conservación.” Biological Conservation, 2018.

Sobre el autor: Brandon Keim es un periodista independiente especializado en animales, naturaleza y ciencia, y el autor de The Eye of the Sandpiper: Stories From the Living World. Conéctate con él en Twitter, Instagram y Facebook.

Suscríbase para recibir el resumen semanal de la revista

Te has registrado satisfactoriamente

Independent, nonprofit journalism
for a livable planet  |  published by Future Earth

Share This

Share This

Share this post with your friends!