La humanidad será recordada por. . . sus pollos

This post is also available in: English

Traducido por María Fernanda Enríquez

El pollo domesticado está ahora tan extendido en todo el planeta, que un nuevo estudio publicado en Royal Society Open Science considera que podría considerarse como una característica definitoria del Antropoceno, la época que marca los cambios únicos y medibles que la humanidad está haciendo a la biosfera de la tierra. 

Hay más de 22 mil millones de pollos en un momento dado en el planeta, gracias a los siglos de domesticación que nos han permitido cultivar rápidamente miles de millones de estas aves y madurarlas para su consumo en solo unas pocas semanas. Esta rápida rotación significa que solo en 2016, los humanos consumieron casi 70 mil millones de pollos en todo el mundo. Estos enormes números también son parte de la razón por la cual la biomasa de humanos y animales domesticados, combinada, ahora supera la de todos los vertebrados silvestres en la tierra. 

Además de esto, la demanda de pollo está creciendo más rápido que para cualquier otro tipo de carne. Teniendo en cuenta la creciente ubicuidad de las aves, los investigadores liderados por la Universidad de Leicester sintieron curiosidad por saber cómo nuestro apetito global por el pollo está configurando el planeta, y qué pistas podrían dejar los montículos de huesos de pollo para los futuros arqueólogos interesados ​​en el impacto de la humanidad en la tierra. 

Los investigadores combinaron datos arqueológicos con estimaciones de población para comprender cómo la relación de la humanidad con los pollos ha cambiado a lo largo de los siglos. Demostraron que estas aves fueron domesticadas de las aves silvestres de la jungla roja ya en el siglo XVI. Pero alrededor de la década de 1950, comenzaron los cambios reales, con un programa de cría intensivo que creó los pollos más grandes, más carnosos y de huesos más pesados ​​que nos son familiares hoy en día. Esta campaña fue tan exitosa que incluso entre 1957 y ahora, los pollos han crecido hasta cinco veces más pesados ​​que sus ancestros hace 60 años. De hecho, hemos cambiado tanto su morfología, que favorece los músculos más grandes de los senos y las piernas a expensas de los corazones y los pulmones más pequeños, que pocos pollos modernos podrían sobrevivir mucho más tiempo que unas pocas semanas después de su sacrificio. 

Un análisis de los isótopos en los huesos de pollo también reveló que desde mediados del siglo en adelante, los pollos fueron alimentados con una dieta que les hizo producir más carne, una clara evidencia de la capacidad de la humanidad para manipular una especie a gran escala. Como los investigadores resumen: «Los pollos de engorde modernos son morfológicamente, genéticamente e isotópicamente distintos de los pollos domésticos antes de mediados del siglo XX». 

Estos rasgos proporcionan indicadores útiles de la capacidad de la humanidad para redirigir completamente el curso genético de una especie y, a través de eso, para alterar el planeta mismo. Hoy en día, los investigadores encontraron que la producción de alimento para estas aves ubicuas produce más nitrógeno contaminante que la cantidad utilizada para cultivar cultivos básicos como el arroz y el trigo. Y en Europa, por ejemplo, se estima que el cultivo de pollos de engorde consume más electricidad y gas natural que la producción de carne de res o cerdo. 

Junto con los vastos depósitos físicos de huesos de pollo esparcidos por todo el planeta en vertederos, esto proporciona una evidencia convincente de que a través de los pollos, los humanos han alterado literalmente la faz del planeta, ayudando a introducir el Antropoceno. 

Los investigadores sostienen que al igual que el plástico, ahora un sello de nuestros impactos irreversibles en la tierra, de manera similar, deberíamos ver al pollo como un símbolo de esta nueva época. El hecho de que los huesos de pollo se puedan conservar durante mucho tiempo en las condiciones anaeróbicas de los vertederos también significa que un día en el futuro, incluso podrían proporcionar un camino para que los arqueólogos interesados ​​en entender cómo los humanos alteraron la faz de la tierra. «Como las especies de vertebrados terrestres más numerosas en el planeta, con una biología formada por los humanos, los pollos modernos son un símbolo de nuestra biosfera cambiada». 

Fuente: Bennett et. al. “El pollo de engorde como señal de una biosfera humana reconfigurada.” Royal Society Open Science. 2018.

Imagen: Reddit.com

Suscríbase para recibir el resumen semanal de la revista

Te has registrado satisfactoriamente

Share This

Share This

Share this post with your friends!