Tenemos un problema de desperdicio épico, que necesita una solución global.

This post is also available in: English

Traducido por Brenda Moreno Espinosa

La creciente cantidad de ganado en nuestro planeta produce tanta materia fecal que para 2030, los desechos de animales de granja superarán seis veces la cantidad que los humanos producen. Estos son los resultados de un nuevo estudio, que examina algunos impactos inesperados de nuestro apetito por los productos lácteos y la carne.

Publicado en la revista Nature Sustainability, los investigadores mencionan que la gran cantidad de desechos humanos y de ganado que se esparcen por todo el planeta conlleva el riesgo de contaminación y enfermedades. Pero también representa una gran oportunidad para extraer todos los ingredientes valiosos que contienen estas montañas de biomateria.

El estudio, dirigido por el Instituto de Tecnología de Georgia y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, combinó datos sobre poblaciones humanas y pecuarias para extrapolar la cantidad de desechos que producirían en diferentes períodos de tiempo, especialmente en la próxima década. Los investigadores descubrieron que junto con los humanos, el ganado ahora produce más de 4,3 mil millones de toneladas de heces. Entre 2003 y 2014, los desechos humanos y de ganado aumentaron en aproximadamente 57 millones de toneladas al año.

También encontraron que la cantidad de heces producidas a partir del ganado crece a un ritmo mucho más rápido que los desechos humanos. En 2003, el ganado produjo cuatro veces más desechos que los humanos; para 2030, se proyecta que producirán seis veces más heces que los humanos, causadas por el aumento en el número de animales que están allí para saciar nuestro creciente apetito por los productos lácteos y la carne. Esta cantidad mayor se reduce principalmente a un número creciente de ganado grande y productivo, como el ganado. (Aunque el estudio descubrió que los pollos eran más numerosos que las vacas, el ganado produce más desechos, señalan los investigadores). En general, se prevé que los desechos de humanos y ganado aumenten en un 13% entre 2017 y 2030.

Una parte de este desperdicio (12%) se produce en lugares donde no está conectado a alcantarillas en funcionamiento que podrían contenerlo y tratarlo. Otro 56% es administrado por los hogares, lo que aún representa un riesgo de fallas de contención y contaminación. Los países principalmente de bajos ingresos son los que soportan la carga de este riesgo, y como la contaminación fecal está asociada con enfermedades infecciosas, crecimiento atrofiado e incluso problemas cognitivos a largo plazo, según el estudio, los residuos sin restricciones representan una seria amenaza.

Por lo tanto, encontrar una manera de manejar este desperdicio épico es cada vez más urgente, dicen los investigadores. Recomiendan que pensemos globalmente no solo sobre cómo contener los desechos, sino también sobre cómo reutilizarlos.

Esto se debe a que la materia fecal es una fuente sorprendentemente valiosa de nutrientes, energía y metales que se pueden recuperar y reutilizar. Mirando hacia 2030, los investigadores estiman, por ejemplo, que los desechos disponibles en nuestro planeta para entonces contendrían 100 millones de toneladas de fósforo recuperable (un ingrediente valioso que escasea en todo el mundo), así como una enorme cantidad de nitrógeno. Estos podrían ser reutilizados en fertilizante para cultivos. También habría 18 millones de toneladas de calcio disponibles para su reutilización, y aproximadamente 5,5 millones de toneladas de magnesio, junto con el hierro y otros metales.

Reciclar este material lo eliminaría de las corrientes de desechos que con demasiada frecuencia terminan empeorando las condiciones ambientales y dañando la salud humana. Este esfuerzo también podría ser muy valioso: investigaciones anteriores han demostrado que la extracción de metales de los desechos de solo un millón de personas produciría $ 13 millones en ganancias.

Si bien el estudio revela la escala épica de desechos fecales en nuestro planeta, también destaca el potencial de este problema montañoso para convertirse en una solución doble, tanto para reducir una amenaza para la salud persistente como para ayudar a satisfacer una demanda mundial de recursos naturales en disminución como el fósforo. Todos estos beneficios, de algo que de otra manera simplemente podría ir por el desagüe. «Esta es un área donde hay una gran necesidad de atención e inversión», dicen los investigadores.

Berendes et. Alabama. «Estimación de la biomasa fecal humana y animal global recuperable». Nature Sustainability2018.

Suscríbase para recibir el resumen semanal de la revista

Te has registrado satisfactoriamente

Independent, nonprofit journalism
for a livable planet  |  published by Future Earth

Share This

Share This

Share this post with your friends!