La investigación climática necesita una mejor comprensión del poder

This post is also available in: English

Traducido por María Fernanda Enríquez

 En los últimos cinco años, se han publicado más de 5,000 artículos de ciencias sociales revisados ​​por expertos sobre temas relacionados con el cambio climático y el calentamiento global. Hay mucha investigación sobre cómo convencer a las personas de que el cambio climático es real, y mucho más sobre cómo motivar a las personas a tomar medidas una vez que estén convencidas.

Pero no hay mucha investigación sobre otro paso importante, según un documento publicado el mes pasado en Frontiers in Communication: cómo traducir la preocupación por el clima y el activismo en poder político real. 

Y ahí es exactamente donde el movimiento climático se está frenando. «Según muchas medidas, el movimiento climático de hoy es más fuerte que nunca: más personas toman medidas, más recursos financieros y una preocupación más profunda», escriben los autores. A pesar de eso, «el poder político necesario para lograr un cambio significativo ha sido difícil de alcanzar».

En Internet en estos días, los defensores están debatiendo si los mensajes climáticos deberían enfatizar las acciones individuales o el cambio estructural. El consenso emergente parece ser, sensiblemente, «ambos» (o al menos, por favor, podemos dejar de discutir sobre esto). 

Pero resulta que en realidad no sabemos mucho sobre cómo los movimientos sociales ganan el tipo de poder político que podría resultar en un cambio estructural. Sin el conocimiento de cómo efectuar un cambio estructural, ¿los defensores del clima se encontrarán simplemente retrocediendo sobre el individuo?

«El desafío es este: en la mayoría de los casos, la suposición nula es que el activismo se convierte en poder a escala: que la acción colectiva es simplemente la suma de sus partes, y mientras más personas que actúan, más probable es que un movimiento logre sus objetivos,» según los investigadores. 

Pero para un tema tan espinoso como el cambio climático, ese supuesto podría no ser válido, dicen. Tomemos el ejemplo de las regulaciones de armas en los Estados Unidos. Existe un amplio apoyo popular para un control de armas más estricto. Pero eso no se ha traducido en cambios, en parte porque el National Rifle Association, que en la década de 1970 adoptó una postura militante contra el control de armas, ha sido más eficaz en la construcción del poder político. 

Además, la política no es lo mismo que el poder político. Después de todo, las políticas pueden revertirse, como lo ha hecho la administración Trump con el Plan de Energía Limpia y otras iniciativas climáticas de la administración Obama. Lo que los defensores del clima deben saber es cómo construir relaciones duraderas con quienes toman las decisiones políticas. 

El ensayo no proporciona un análisis cuantitativo de investigaciones anteriores, sino que más bien cristaliza los temas que surgieron de una conferencia reciente de científicos sociales y defensores del clima. En ese sentido, es una instantánea de las bases intelectuales que los defensores del clima dicen que necesitan para llevar su movimiento al siguiente nivel. 

Los investigadores dividen la investigación de las ciencias sociales sobre el cambio climático en tres niveles (individual, organizacional y social) y tres temas: tendencias, estrategias y tácticas. Señalan que existe una literatura bastante sólida sobre tendencias a todos los niveles, que describe el entorno social y político actual en el que opera el movimiento climático. También hay un poco de investigación sobre todos los aspectos del cambio individual. 

Lo que se necesita ahora es investigar tácticas y estrategias a nivel organizacional y social: ir más allá de la opinión pública y los mensajes. 

Fuente: Han H. and C. Barnett-Loro “Para apoyar un movimiento climático más fuerte, enfocar la investigación en la construcción de poder colectivo.” Frontiers in Communication 2018

Suscríbase para recibir el resumen semanal de la revista

Te has registrado satisfactoriamente

Independent, nonprofit journalism
for a livable planet  |  published by Future Earth

Share This

Share This

Share this post with your friends!