Para ayudar a los animales en peligro de extinción, muévalos a las ciudades.

This post is also available in: English

Traducido por María Fernanda Enríquez

Para salvar a las especies de la extinción, los conservacionistas a menudo mueven a los animales en peligro de extinción a lugares donde las nuevas poblaciones puedan prosperar. Estos lugares son típicamente áreas silvestres o protegidas, y se ubican dentro del rango geográfico histórico de esa especie. Pero ¿por qué no mover animales en peligro de extinción a ciudades? 

«Hemos creado hábitats urbanos que ninguna especie nativa, pero algunas no nativos pueden y deben llenar», escribe Brad Shaffer, ecólogo y biólogo evolutivo de la Universidad de California en Los Ángeles, en Nature Sustainability. «¿Debemos esperar y ver qué especies aparecen, o debemos ser proactivos y considerar las introducciones intencionales antes de que las especies lleguen por sí mismas?» 

Consideradas durante mucho tiempo como pobres en naturaleza, las ciudades se entienden cada vez más como anfitriones potencialmente ricas y abundantes de la vida no humana. Los nichos ecológicos abundan para las criaturas que pueden tolerar la perturbación humana. A menudo, se trata de especies históricamente no nativas que, trasplantadas por accidente o irresponsabilidad, se adaptaron a nuevas circunstancias o encontraron condiciones similares a aquellas en las que evolucionaron. 

Las tortugas deslizantes de orejas rojas, que ahora se encuentran en las vías fluviales urbanas de América del Norte, descienden de mascotas no deseadas. Un tercio de las especies de reptiles y anfibios que viven en Miami se puede rastrear hasta el envío de polizones y fugitivos del cautiverio.

Los estorninos europeos poblaron el Nuevo Mundo después de su liberación en el siglo XIX por un inmigrante alemán obsesionado con el establecimiento de poblaciones de aves mencionadas en las obras de Shakespeare. 

Los estorninos y los deslizadores de orejas rojas, que todavía son comunes en sus rangos históricos, no son seres queridos por la conservación, pero a veces los recién llegados están en peligro de extinción. Hay más loros amazónicos de corona roja en Los Ángeles que los que permanecen en su hogar nativo de México. Las ranas verdes y doradas, vulnerables en su rango de disminución a lo largo de la costa sureste de Australia, están prosperando en Nueva Zelanda.

«Estas poblaciones aseguran que la especie no se extinga», escribe Shaffer. “Lo que es más, viven como poblaciones silvestres, no gestionadas, no en zoológicos o bajo manejo cautivo”. Dado el potencial de conservación y el hecho de que la reubicación accidental de especies se produce tan fácilmente, ¿por qué no tratar de gestionar el proceso? 

Los ecologistas y conservacionistas podrían «analizar un conjunto global de especies candidatas apropiadas y determinar aquellas que podrían prosperar en una ciudad determinada» y que los residentes locales aceptarán, escribe Shaffer. Esto significaría promover la presencia de especies no nativas, algo que, según él, va en contra de la dicotomía nativo versus intruso que subyace en la corriente principal de la conservación. 

«De ninguna manera esta es una propuesta de normalizar las especies no nativas y darles la bienvenida a todos con los brazos abiertos», escribe Shaffer. “Más bien, es una propuesta que en un mundo interrumpido por el rápido cambio climático y la pérdida de hábitat, debemos reconocer que la biodiversidad no nativa en las ciudades podría tener sentido como una estrategia para evitar la pérdida de los principales linajes evolutivos y como una fuente de asombro e inspiración». 

Dichos planes también tendrían que dar cuenta de los habitantes urbanos cuya relación con la naturaleza implica el cuidado de animales comunes e individuales, no solo de especies. Las ciudades, en su mayor parte, han estado exentas de las crecientes controversias sobre la práctica de matar animales comunes para proteger a los animales raros, algo que podría cambiar si las ciudades se utilizan como refugios para los trasplantes de especies en peligro de extinción. 

En resumen, la idea de Shaffer es complicada. Por otra parte, la conservación en un mundo de 8.500 millones de personas con cambio climático es complicada. «También podemos abarcar los ecosistemas únicos que creamos», escribe Shaffer, quien concluye con el ejemplo de los nuevos geckos de oro de Hawái, una especie común originaria de Madagascar.

Al menos otras 43 especies de lagartos podrían haber llenado ese mismo nicho. «Podríamos haber tenido la anatomía de Phelsuma en peligro crítico, o cualquiera de las otras 19 especies en declive del género», pregunta Shaffer. “Nadie hizo esa pregunta explícitamente. Yendo hacia adelante, tal vez deberíamos «.

Fuente: Shaffer, H. Bradley. “Urban biodiversity arks.” Nature Sustainability, 2018.

Imagen: Ingrid Taylar /via Flickr 

Sobre el autor: Brandon Keim es un periodista independiente especializado en animales, naturaleza y ciencia, y el autor de The Eye of the Sandpiper: Stories From the Living World. Puede conectarse con él en Twitter, Instagram y Facebook.

Suscríbase para recibir el resumen semanal de la revista

Te has registrado satisfactoriamente

Independent, nonprofit journalism
for a livable planet  |  published by Future Earth

Share This

Share This

Share this post with your friends!