¿Cuántos animales salvajes mata la gente?

This post is also available in: English

Traducido por Brenda Moreno Espinosa

Es una pregunta tan simple y, sin embargo, difícil de responder: ¿cuántos animales salvajes mata la gente?

Las tendencias a nivel de población, por supuesto, son bien conocidas. Uno oye regularmente sobre la disminución de especies y la contracción del rango. Pero cuando se trata del número exacto de animales que mueren en nuestras manos, literal y figurativamente, existen pocas estimaciones.

La respuesta a esa pregunta, según el análisis más completo realizado hasta la fecha: los humanos son directamente responsables de más de una cuarta parte de todas las muertes de vertebrados.

Así concluyen los biólogos dirigidos por Jacob Hill de la Facultad de Ciencias Ambientales y Forestales de la Universidad Estatal de Nueva York, quien en un análisis publicado en la revista Global Ecology and Biogeography compiló todos los estudios desde 1970 que involucraran a investigadores que utilizaban la telemetría: collares GPS y etiquetas de radio y así sucesivamente, para rastrear animales individuales y determinar sus destinos.

El conjunto de datos resultante abarcó 1,114 estudios, 305 especies de vertebrados que habitan en la tierra y 42,755 muertes de animales por las cuales se pudo determinar una causa. De ellos, el 28 por ciento podría estar conectado a la actividad humana. La caza legal fue, con mucho, la causa más común de esas muertes, representando el 17 por ciento de todas las muertes de animales salvajes, aunque esto varió según la clase. Los reptiles, por ejemplo, eran mucho más propensos a ser golpeados por un automóvil que atrapados por un cazador.

Como las causas naturales representaron el 72 por ciento de las muertes, uno podría verse tentado a pensar que los impactos humanos son comparativamente menores. Los depredadores no humanos representaron el 55 por ciento de las muertes analizadas; más de tres veces más animales, entonces, murieron en sus garras y dientes que en nuestras balas y trampas. Sin embargo, Hill advierte que existen diferencias importantes entre la mortalidad natural y la causada por el hombre.

A lo largo del tiempo ecológico, la dinámica de depredador-presa está tan calibrada que, en ausencia de factores externos, los depredadores no extinguen la presa. Pero cuando se agregan las presiones humanas, puede hacer que las poblaciones se extingan, “especialmente cuando la mortalidad antropogénica es tan alta como lo encontramos”, dice Hill.

Para los mamíferos y las aves, especialmente los grandes, las muertes causadas por el hombre afectan de manera considerable a los animales adultos sanos. Y cuando un animal muere por causas naturales, los nutrientes y la energía contenida en sus cuerpos se agitan a través de una rica red de relaciones mutuamente sostenibles. Cuando las personas matan animales, sus cuerpos entran en una red mucho más simple.

El equipo de Hill observa que las incertidumbres permanecen en sus estimaciones. Los mamíferos, las aves y los animales carismáticos estaban sobre representados en los estudios que revisaron, y la mayoría de esos estudios provino de América del Norte. Pero los patrones básicos parecen ser ampliamente aplicables, y tampoco explicaron las causas humanas directas de muerte, como el envenenamiento, la destrucción del hábitat y las especies invasoras.

Nuestra clasificación”, escriben los investigadores, “no transmite completamente el grado de mortalidad antropogénica y es probable que subestime el grado en que las actividades humanas dan como resultado la muerte de la vida silvestre”.

Fuente: Hill et al. “Mortalidad por causa específica de los vertebrados terrestres del mundo”. Ecología y biogeografía globales, 2019.

Sobre el autor: Brandon Keim es un periodista independiente especializado en animales, naturaleza y ciencia, y el autor de El ojo de la lavandera: Historias del mundo vivo. Conéctate con él en Twitter, Instagram y Facebook.

Suscríbase para recibir el resumen semanal de la revista

Te has registrado satisfactoriamente

Independent, nonprofit journalism
for a livable planet  |  published by Future Earth

Share This

Share This

Share this post with your friends!