La agricultura orgánica podría reducir la propagación de patógenos alimentarios.

This post is also available in: English

Traducido por Brenda Moreno Espinosa

Según un estudio reciente, las granjas orgánicas son el hogar de una mayor diversidad de microbios e insectos del suelo, que podrían combatir la amenaza de patógenos mortales transmitidos por los alimentos.

Un equipo de investigadores internacionales explica en el Journal of Applied Ecology, que la propagación de patógenos, como la bacteria fecal E.coli, en las tierras de cultivo, ha causado miles de muertes y millones de enfermedades en todo el mundo. Eso ha llevado a los agricultores a eliminar hábitats naturales como setos y estanques de sus tierras, porque se cree que atraen animales silvestres y domesticados que causan el problema al ensuciar los cultivos cercanos con sus heces patógenas. Si bien esta visión más simplificada de las tierras agrícolas puede amenazar la biodiversidad y reducir los servicios ecosistémicos cruciales, como la polinización, se considera un movimiento esencial para la inocuidad de los alimentos.

Sin embargo, el nuevo estudio realmente revela lo contrario, y muestra que a medida que desaparece el hábitat silvestre, también lo hacen los microbios y los insectos, como el siempre industrial escarabajo estiércol, que en realidad puede ayudar a erradicar patógenos del suelo.

Para hacer este descubrimiento, los investigadores examinaron 70 campos comerciales de brócoli, un cultivo susceptible a patógenos transmitidos por los alimentos porque se cultivan cerca del suelo, en el oeste de los Estados Unidos. Compararon las granjas convencionales y las granjas orgánicas, donde las características silvestres se mantuvieron intactas y se minimizó el uso de pesticidas. Al dispersar las heces de los cerdos en estas parcelas para atraer a los escarabajos que se alimentan de las heces, encontraron que las parcelas orgánicas soportaban un mayor número de estos insectos. En esas granjas, los escarabajos peloteros limpiaron alrededor del 90% de las heces en cuestión de días, mucho más rápido que en las granjas convencionales donde había menos escarabajos.

Los investigadores también tomaron muestras del suelo en estas granjas y encontraron que las parcelas orgánicas tenían más materia orgánica en el suelo. Esto permitió una mayor diversidad de microbios en el suelo en comparación con las granjas convencionales, con posibles beneficios para controlar los patógenos transmitidos por los alimentos.

Los investigadores también realizaron experimentos de laboratorio para probar si las bacterias del suelo y los escarabajos estiércol realmente estaban reduciendo el nivel de bacterias dañinas de E.coli, no solo eliminando los desechos. Estos mostraron que tanto los escarabajos como las bacterias del suelo suprimieron de hecho las cantidades de bacterias patógenas de E.coli en las muestras analizadas. Los microbios del suelo tienden a competir entre sí, lo que explica por qué una mayor diversidad de bacterias ayudaría a suprimir el nivel de E. coli allí. Nadie sabe con certeza por qué los escarabajos peloteros también tienen este efecto, pero una investigación independiente sugiere que es posible que sus cuerpos contengan propiedades antimicrobianas que eliminen las bacterias de las heces a medida que las procesan.

Esto no significa necesariamente que la agricultura orgánica pura sea la solución: más bien, los resultados sugieren que las granjas que contienen hábitat natural y más biodiversidad probablemente tendrán suelo enriquecido y más insectos. A su vez, este equipo de limpieza natural podría poner un frente poderoso contra los patógenos transmitidos por los alimentos. Por otro lado, las granjas convencionales que erradican los hábitats naturales pueden ser más susceptibles a un brote patógeno.

El estudio establece un fuerte vínculo entre la biodiversidad de las tierras de cultivo y nuestra salud. Entonces, cuando pensamos en los beneficios de preservar el hábitat natural en las granjas, deberíamos ir más allá de los polinizadores, los investigadores sugieren: “La mejora de la seguridad alimentaria puede ser un servicio importante, y quizás poco apreciado, del ecosistema que se ve reforzado por la biodiversidad en las granjas”.

Fuente: Jones et. Alabama. «La agricultura orgánica promueve la resistencia biótica a los patógenos humanos transmitidos por los alimentos». Journal of Applied Ecology. 2019.

Imagen: Bernard DuPont a través de Wikimedia Commons

Suscríbase para recibir el resumen semanal de la revista

Te has registrado satisfactoriamente

Share This

Share This

Share this post with your friends!