Lo que cuenta como temperatura extrema es un blanco móvil

This post is also available in: English

Traducido por María Fernanda Enríquez

Con el cambio climático, los patrones climáticos que eran inusuales en el pasado (por ejemplo, las olas de calor de febrero en Londres) son cada vez más comunes. Pero, ¿cómo exactamente las personas reconocen condiciones climáticas inusuales? 

Los científicos usan varios puntos de referencia (1850, los últimos 30 años, etc.) para cuantificar el cambio climático, pero se ha investigado muy poco sobre cómo los miembros del público en general desarrollan un sentido básico del clima «normal» o cómo cambia ese sentido con el tiempo.  

El primer estudio a gran escala para abordar este problema, publicado ayer en Proceedings of the National Academy of Sciences, sugiere que la línea de base climática del público tiende a ser muy reciente, reflejando el clima experimentado hace aproximadamente 2 a 8 años. 

Esto podría obstaculizar la capacidad de reconocer el cambio climático causado por el hombre, y reprimir el sentido de urgencia para abordarlo. 

En el estudio, los investigadores analizaron 2.18 billones de tweets publicados desde 12.8 millones de usuarios desde los Estados Unidos continentales desde marzo de 2014 hasta noviembre de 2016. Usaron un software para analizar el contenido de los tweets para seleccionar los que comentaron sobre el clima.

Luego hicieron una referencia cruzada de los datos de las redes sociales con la temperatura local, la precipitación y los datos de cobertura de la nube, controlando variables como el mes, el año y la ubicación para identificar cómo las fluctuaciones de la temperatura impulsan las publicaciones de las redes sociales sobre el clima. 

No es sorprendente que las personas tengan más probabilidades de comentar sobre el clima que está fuera de lo normal para la época del año y la ubicación. Las temperaturas extremas, las temperaturas más frías y las más cálidas, generan la mayor conversación en las redes sociales. 

Pero las personas en los condados que han experimentado inusuales brotes de frío u olas de calor durante varios años seguidos tienen menos probabilidades de twittear acerca de tales temperaturas extremas. «Las temperaturas inicialmente consideradas notables rápidamente se vuelven poco notables con la exposición repetida en un plazo aproximado de 5 años», escriben los investigadores. 

En un mundo que se calienta, lo que «cuenta» como clima frío también es un blanco móvil. «El calentamiento gradual hace que todas las temperaturas frías sean más notables, por lo que las temperaturas invernales suaves, que antes no serían notables, se hacen notables a medida que las expectativas de la gente cambian con el tiempo», dice la autora principal Frances Moore, profesora asistente de ciencias y políticas ambientales en la Universidad de California, Davis. Así es como, durante uno de los eneros más cálidos de la historia, todos terminaron hablando de lo frío que hacía.

Moore y sus colegas también utilizaron software para analizar el sentimiento expresado en tweets no relacionados con el clima. Estudios anteriores han encontrado que las temperaturas extremas hacen que las personas se pongan de mal humor en las redes sociales en general, una indicación de que tales condiciones afectan el estado de ánimo y la salud mental de las personas.

Los investigadores descubrieron que las temperaturas extremas siguen estando asociadas con sentimientos negativos en las redes sociales, incluso después de que las personas dejan de comentar sobre el clima directamente. «La definición de normal se ajusta rápidamente en respuesta a las condiciones cambiadas, a pesar de las consecuencias negativas de los cambios que persisten», escriben los investigadores. 

Finalmente, los investigadores estimaron la rapidez con que las personas se acostumbrarán al calentamiento futuro según lo predicho por los modelos climáticos computacionales. Descubrieron que si las altas emisiones de carbono continúan hasta fines del siglo XXI, es probable que las expectativas de la gente sobre el clima cambien tan rápidamente como aumentan las temperaturas. 

Eso podría plantear un problema para los esfuerzos para combatir el cambio climático, porque estudios anteriores han demostrado que las personas apoyan esos esfuerzos más cuando tienen experiencia personal con el clima extremo. 

Los hallazgos enfatizan «la importancia de conectar el clima que las personas están experimentando con la perspectiva a más largo plazo y el contexto del cambio climático», dice Moore. «Nuestro artículo sugiere que las personas no necesariamente van a reconocer que el cambio climático está ocurriendo solo por la experiencia de un clima más cálido y más cálido».

Fuente: Moore F.C. et al. “Rapidly declining remarkability of temperature anomalies may obscure public perception of climate change.” Proceedings of the National Academy of Sciences 2019.

Imagen: James Lee via Flickr.

Suscríbase para recibir el resumen semanal de la revista

Te has registrado satisfactoriamente

Share This

Share This Article