18 países han comenzado a descarbonizar ¿Qué está impulsando el cambio?

This post is also available in: English

Traducido por Brenda Moreno Espinosa

A nivel mundial, las emisiones de dióxido de carbono siguen aumentando: las emisiones aumentaron un 2.2% por año entre 2005 y 2015. Pero en algunos países, las emisiones disminuyeron constantemente durante esa década.

En un documento publicado el 25 de febrero en Nature Climate Change, los investigadores analizaron los mecanismos detrás de la disminución de las emisiones en 18 países, y cómo garantizar que esas tendencias continúen.

Los países con emisiones en disminución incluyen los Estados Unidos y muchos países de Europa. Por supuesto, las emisiones siguen siendo altas en estos países y deben reducirse mucho más para evitar un cambio climático catastrófico. Aun así, los 18 países son responsables del 28% de las emisiones globales de carbono. Entonces, cuando reducen las emisiones, hace una diferencia.

En el estudio, un equipo internacional de investigadores extrajo varias bases de datos existentes para obtener información sobre el uso de la energía, las emisiones de carbono de los combustibles fósiles, el crecimiento económico y las políticas relacionadas con el clima en diferentes países.

Encontraron que en el grupo de emisiones en descenso, las emisiones de carbono de los combustibles fósiles disminuyeron en un promedio de 2.4% por año desde 2005 hasta 2015.

En general, el mayor contribuyente a la disminución de las emisiones en los 18 países fue el reemplazo de los combustibles fósiles por formas de energía nuclear y renovable. Un menor consumo de energía, que se logra gracias a una mayor eficiencia de los electrodomésticos, hornos, automóviles, etc., también marcó una gran diferencia.

Pero hay amplias variaciones individuales entre países. En los EE. UU., El mayor impulsor de los recortes de emisiones fue el cambio del carbón al gas natural como resultado del auge del fracking. (El gas natural es una forma de combustibles fósiles menos «intensos en carbono» que el carbón, lo que significa que produce menos emisiones de carbono por unidad de energía extraída).

A principios de la década de 1990, muchos países ricos comenzaron a «externalizar» esencialmente las emisiones de carbono a través del comercio internacional, es decir, las emisiones que se originaron en los países más pobres apoyaron el consumo en los más ricos. Sin embargo, este fenómeno no contribuyó mucho a las disminuciones de emisiones de 2005-2015.

En general, el uso de energía y las emisiones de carbono están vinculados al crecimiento económico. Una economía que crece a un ritmo saludable significa más manufactura, más bienes y personas que se mueven de un lugar a otro y, por lo tanto, más emisiones de carbono. En contraste, las emisiones de carbono tienden a caer durante las recesiones.

Los investigadores encontraron que durante el período 2005-2015, el producto interno bruto (PIB) de los 18 países con una disminución de las emisiones de carbono creció al 1% por año. La intensidad energética de su PIB, es decir, la cantidad de energía requerida para producir un aumento dado en el PIB, se redujo en un 1-2% por año. El análisis sugiere que las disminuciones en el uso de energía en estos países pueden explicarse en parte por un crecimiento relativamente lento del PIB. Si estas economías se calientan, el uso de energía podría aumentar nuevamente, dicen los investigadores.

Finalmente, los investigadores contaron el número de políticas de clima y energía en cada país como un indicador amplio del compromiso del gobierno para reducir las emisiones de carbono.

Como se esperaba, encontraron correlaciones entre la disminución del uso de la energía y la cantidad de políticas que promueven la eficiencia energética en un país; entre la disminución de la proporción de combustibles fósiles en la combinación energética y las políticas que promueven las energías renovables; y entre la disminución de las emisiones totales y las políticas dirigidas a la mitigación y adaptación al cambio climático.

Estos hallazgos sugieren que las políticas energéticas y climáticas pueden ayudar a controlar las emisiones de carbono, al menos en los países ricos. Pero para garantizar que las emisiones continúen disminuyendo en las próximas décadas, estos países necesitarán un apoyo aún mayor de la política pública para abordar el cambio climático, especialmente si el crecimiento del PIB aumenta.

Y los recortes de emisiones deben acelerarse en estos países, no solo continuar. Las reducciones de emisiones logradas hasta ahora «están muy lejos de la profunda y rápida descarbonización global del sistema energético que implica el objetivo de temperatura del Acuerdo de París», escriben los investigadores.

Aun así, el análisis sugiere una causa de optimismo. Estamos acostumbrados a pensar en la descarbonización como un proceso misterioso que debemos comenzar en algún momento en el futuro. Esa sensación de falta de familiaridad puede crear una barrera para comenzar. Pero, de hecho, la descarbonización significa hacer lo que ya hemos comenzado, solo que mucho más rápido, más intensivo y más amplio.

Fuente: Le Quere C. et al. “Impulsores de la disminución de las emisiones de CO2 en 18 economías desarrolladas”. Nature Climate Change 2019. 

Imagen: Igor Kopelinsky

 

Suscríbase para recibir el resumen semanal de la revista

Te has registrado satisfactoriamente

Share This

Share This Article