Con más y más vehículos eléctricos en el camino, ¿respiraremos mejor?

This post is also available in: English

Traducido por María Fernanda Enríquez

Los vehículos eléctricos tienen una pequeña pero creciente participación en el mercado automotriz. Se espera que este cambio del motor de combustión interna de gas a la propulsión eléctrica a batería reduzca las emisiones de gases de efecto invernadero. ¿Pero cómo afectará a otras emisiones relacionadas con la calidad del aire? 

Un nuevo análisis publicado en Atmospheric Environment profundiza en esa pregunta. Los investigadores que están detrás del estudio consideran los efectos de la fuente de electricidad utilizada para cargarlos además de la cuota de mercado de VE. Ambos factores varían según la región geográfica en los Estados Uniodos, por lo que si bien los impactos en la calidad del aire de una mayor adopción de VE varían según la región, hubo tendencias generales en todos los ámbitos. 

El estudio encontró que los niveles de ozono en la superficie del verano disminuyen en la mayoría de los lugares, mientras que los niveles de partículas finas en invierno disminuyeron. En general, el número de vehículos convencionales reemplazados por VE tiene un mayor efecto sobre el ozono que las partículas en general, según encontraron investigadores de la Northwestern University y la Universidad de Princeton, mientras que la fuente de electricidad para esos VE tiene un mayor impacto en las partículas. 

Los registros de VE se duplicaron en los Estados Unidos entre 2017 y 2018, alcanzando los 208,000. Para 2025, los analistas predicen que se venderán 1.1 millones de VE, que representan aproximadamente el 7 por ciento del mercado de vehículos. 

Para analizar el impacto de los VE en la calidad del aire, los investigadores utilizaron la versión más reciente del modelo atmosférico global de la NOAA para mapear las emisiones de ozono y partículas. Ambas emisiones provienen de los automóviles y la generación de energía y son los componentes principales del smog. El modelo también tomó en cuenta las ubicaciones geográficas, las tasas de adopción de VE, las fuentes de energía y las estaciones y las horas del día. 

Los resultados mostraron que, a medida que aumenta la electrificación del vehículo, los niveles de ozono en el horario de verano disminuyeron sin importar cómo se generó la electricidad para cargar las baterías de VE. En el invierno, los niveles de ozono aumentan debido a una reacción química que ocurre a niveles más bajos de luz solar. 

El material particulado, por su parte, disminuyó en el invierno. Pero sus niveles dependían más de la ubicación y la fuente de generación de energía. Las ubicaciones con más energía de carbón, como el Medio Oeste, por ejemplo, experimentaron ligeros aumentos de partículas durante el verano. Sin embargo, en lugares con fuentes de energía limpia, como el Pacifico Noroccidental o Nororiental, los niveles de partículas fueron drásticamente más bajos. 

Fuente: Jordan L. Schnell et al. Impactos en la calidad del aire de la electrificación de vehículos de pasajeros de servicio liviano en los Estados Unidos. Atmospheric Environment, 2019.

Foto: pixabay

Suscríbase para recibir el resumen semanal de la revista

Te has registrado satisfactoriamente

Share This

Share This Article