¿Cuál es la conexión entre el cambio climático y mantener a los niños en la escuela?

This post is also available in: English

Traducido por María Fernanda Enríquez

De acuerdo con un análisis publicado ayer en Proceedings of the National Academy of Sciences, el calor extremo, la sequía o las inundaciones durante los primeros años de un niño pueden reducir la cantidad de años de escuela que finalmente completan.

A medida que el cambio climático hace que el clima extremo sea más común, este fenómeno podría obstaculizar los esfuerzos para aumentar la educación de los niños en los países en desarrollo. Y dado que la educación está vinculada al desarrollo general de un país, que a su vez afecta la capacidad de resistencia al cambio climático, esta interrupción de la educación podría convertirse en parte de un círculo vicioso que magnifica los efectos del cambio climático.

«El cambio climático podría socavar los avances en el desarrollo socioeconómico, en particular entre las poblaciones más vulnerables del mundo», escriben los investigadores.

En los últimos años, varios estudios han relacionado condiciones climáticas extremas y condiciones climáticas adversas con logros educativos más deficientes y otros resultados cognitivos a largo plazo para los niños. Pero la mayoría de esos estudios se centraron en países individuales y analizaron principalmente datos de precipitaciones: sequías, inundaciones y huracanes.

En el nuevo estudio, los investigadores analizaron los datos del censo recopilados entre 1969 y 2012 en 29 países en 5 regiones diferentes: el sudeste de Asia, América Central y el Caribe, América del Sur, África occidental y central y África oriental y meridional. Analizaron los efectos de la temperatura y los patrones de lluvia en la educación de los niños.

Los investigadores se enfocaron en los trópicos porque estas regiones son más vulnerables al cambio climático, dos tercios de los pobres del mundo viven en los trópicos y los niveles de educación son más bajos que en otros lugares.

El análisis se centró en los niños nacidos desde 1950 que tenían entre 12 y 16 años en el momento de un censo en particular. Los investigadores realizaron una referencia cruzada de los datos sobre cuántos años de escuela completó un niño con información sobre la temperatura promedio anual y la lluvia durante un período que abarca el año anterior al nacimiento hasta los 5 años.

Descubrieron que los niños en el sudeste asiático que están expuestos a temperaturas más altas que el promedio en el útero y durante la vida temprana tienden a completar menos años de escuela que aquellos que experimentan condiciones promedio. Mientras tanto, las temperaturas más frías de lo normal se asocian con un mayor logro educativo en África oriental y meridional.

Las lluvias más tempranas se asocian con una mayor educación en el sudeste asiático y en África occidental y central, las regiones más cálidas del mundo. Pero más lluvias están asociadas con menos años de escolarización para niños en América Central y el Caribe, una región propensa a los huracanes.

Los investigadores esperaban que crecer en un hogar encabezado por una persona con más educación amortiguaría a los niños de tales efectos. Pero en muchos casos, encontraron lo contrario. Los niños de los hogares más educados «tienden a experimentar las mayores sanciones educativas cuando se exponen a las condiciones más tempranas de la vida y, en algunas regiones, a las condiciones más secas», escriben.

De hecho, en algunas regiones los niños de los padres menos educados parecían beneficiarse de condiciones extremas. En África occidental y central, África oriental y meridional, América Central y el Caribe, los niños de hogares con menos educación que experimentaron temperaturas más altas o más bajas de lo normal en la vida temprana completaron más escuelas que aquellos que experimentaron condiciones promedio. 

Los investigadores también encontraron que en la mayoría de las regiones, los niños de hogares urbanos se ven más afectados por condiciones extremas que las rurales. Esto puede deberse a que los habitantes de las ciudades enfrentan precios de los alimentos más altos en estas situaciones, son más vulnerables a las enfermedades o sufren los efectos de las islas de calor urbano. 

Sin embargo, se necesitarán más estudios para iluminar los mecanismos detrás de estos patrones. Por ahora, los resultados «sugieren que el desarrollo y los logros educativos en los trópicos son frágiles y podrían verse menoscabados por el cambio climático, incluso para los hogares más acomodados», escriben los investigadores. «A medida que se intensifican los efectos del cambio climático, los niños en los trópicos enfrentarán barreras adicionales a la educación». 

Fuente: Randell H. and C. Gray “Cambio climático y logros educativos en los trópicos globales.” Proceedings of the National Academy of Sciences 2019.

Imagen: Arte callejero por Banksy. Foto: collectmoments via Flickr.

Suscríbase para recibir el resumen semanal de la revista

Te has registrado satisfactoriamente

Your Donation Will Be Doubled

From now until December 31st as part of a national campaign to support nonprofit news

Share This

Share This Article