El desglose de plástico biodegradable, descompuesto.

This post is also available in: English

Traducido por Brenda Moreno Espinosa

La mitad de todos los plásticos producidos actualmente se usan solo una vez antes de ser desechados. Estos plásticos de un solo uso constituyen una gran proporción de basura, tanto en tierra como en el océano. Las muertes de ballenas, tortugas y otras especies marinas después de ingerir plástico han sido especialmente importantes para centrar la atención pública en los desechos plásticos.

Para abordar el problema, los fabricantes han desarrollado plásticos que están diseñados para descomponerse más fácilmente en el medio ambiente. Pero un nuevo estudio muestra que, incluso después de haber estado enterrado en el suelo o sumergido en agua de mar durante tres años, las bolsas de plástico comercializadas como biodegradables pueden llevar una carga completa de comestibles sin romperse.

Para probar cómo funcionan las bolsas de plástico “ecológicas” en el mundo real, Imogen Napper y Richard Thompson, de la Unidad de Investigación de Basura Marina Internacional en la Universidad de Plymouth en el Reino Unido, recolectaron bolsas de plástico de varios minoristas locales. Cada año se utilizan en Europa 100 mil millones de bolsas de este tipo.

Los investigadores obtuvieron una bolsa de plástico convencional, una bolsa compostable, una bolsa biodegradable y dos tipos de bolsas oxo-biodegradables. (Estas últimas tienen oxidantes agregados al plástico para facilitar la descomposición de los microbios en el medio ambiente).

Colocaron muestras de cada tipo de bolsa en diferentes entornos: sumergidas en agua de mar, enterradas en el suelo o expuestas a la luz solar y el aire. Rastrearon cómo las muestras en diferentes entornos se deterioraron en el transcurso de 3 años.

Ningún tipo de bolsa se rompe de manera confiable en todos los entornos durante este período de tiempo, informaron los investigadores el 28 de abril en la revista Environmental Science and Technology.

Cuando se deja al aire libre expuesto a la luz del sol y al aire, todos los tipos de bolsas se desintegran en pequeños pedazos dentro de nueve meses. Pero esta no es realmente una gran noticia: los trozos de plástico resultantes son más difíciles de limpiar que los grandes trozos de basura, y también pueden tener efectos nocivos en el medio ambiente.

Sumergida en agua de mar, la bolsa compostable se desintegró y desapareció en tres meses. Pero las bolsas de plástico biodegradables, oxo-biodegradables y convencionales permanecieron intactas al final del experimento de tres años. (Y, de nuevo, no está claro si la bolsa compostable se rompió en componentes inocuos).

Todos los tipos de bolsas enterradas en el suelo todavía estaban allí al final del experimento. (Sin embargo, la bolsa compostable ya no pudo sostener el peso sin rasgarse). Además de resaltar las preocupaciones sobre lo que sucede cuando las bolsas plásticas se vuelven basura en el medio ambiente terrestre, esto sugiere que las bolsas biodegradables y compostables pueden no descomponerse tan rápido en los vertederos.

La etiqueta «compostable» generalmente significa que un plástico se descompondrá dentro de un tiempo específico en una instalación de compostaje comercial. Pero eso supone que el plástico llegará a tal instalación. Si no, todas las apuestas están apagadas.

En cuanto a los plásticos biodegradables y oxo-biodegradables, no hay estándares claros sobre la rapidez con la que los productos hechos a partir de ellos deben descomponerse, en qué condiciones y en qué componentes.

Pero si los consumidores perciben que cierto tipo de bolsas de plástico son «ecológicas», pueden ser más propensos a desecharlas o incluso desecharlas en lugar de reutilizarlas o reciclarlas, señalan los investigadores.

La broca de reciclaje también es complicada: cuanto mayor es la diversidad de los plásticos, más difícil se vuelve el reciclaje. Y los plásticos diseñados para descomponerse más fácilmente pueden ser especialmente difíciles de reciclar porque dan como resultado plásticos reciclados de menor calidad.

El estudio sugiere que no existe una solución tecnológica simple para el problema del plástico de un solo uso. En cambio, la solución es humana que, básicamente se reduce a una ética de cuidado. Eso significa, como individuos, elegir y reutilizar los artículos duraderos en lugar de los desechables cuando sea posible, y tener cuidado de desechar los artículos adecuadamente. Y colectivamente, significa diseñar productos desechables y sistemas de gestión de residuos que ayuden a las personas a realizar el seguimiento.

Fuente: Napper I.E. y R.C Thompson. “Deterioro ambiental de bolsas de plástico biodegradables, biodegradables, compostables y convencionales en el mar, suelo y aire libre durante un período de 3 años”. Ciencia y tecnología ambiental 2019.

Independent, nonprofit journalism
for a livable planet  |  published by Future Earth

Share This

Share This

Share this post with your friends!