¿Por qué los kits de comida son más verdes que comprar en la tienda de comestibles?

This post is also available in: English

Traducido por María Fernanda Enríquez

La huella de carbono de los kits de comida (ingredientes pre-empaquetados y en porciones precisas, entregados a los consumidores que desean cocinar comidas sin complicaciones) es 1/3 más baja que la de las comidas normales compradas en la tienda.

Estos hallazgos de un estudio reciente son un tanto sorprendentes, porque comúnmente se asume que todos los residuos de empaque involucrados en los kits de comidas pre-preparados quitan su impacto ambiental de las listas. Los envases de alimentos representan alrededor de 2/3 de los envases desechados en general en los Estados Unidos, y dado que los kits de comidas se han convertido en un fenómeno cada vez más popular en el país, han atraído la mala prensa por la cantidad de residuos que contribuyen. 

Pero el nuevo estudio encuentra que este desperdicio es compensado sustancialmente por todas las emisiones ahorradas, principalmente por las enormes reducciones en desperdicio de alimentos que vienen con servir a los consumidores porciones de alimentos a medida. 

Para hacer este descubrimiento, los investigadores hicieron un análisis del ciclo de vida que comparó los impactos de cinco comidas, incluido el salmón, la ensalada, una hamburguesa con queso y un plato de pasta, preparados a partir de los ingredientes en un kit de comida entregado o de ingredientes comprados en una tienda de comestibles tradicional. El análisis tomó en cuenta los recursos utilizados para cultivar, transportar y refrigerar los ingredientes de cada comida, y el costo de emisiones de los alimentos perdidos en el camino o desperdiciados a nivel del consumidor. 

Con todo incluido, las comidas preparadas a partir de los ingredientes de las tiendas de comestibles contribuyeron en promedio con un 33% más de emisiones que las que se originaron en los kits de comidas. 

Desglosado por comida, el plato de pasta de origen de la tienda de comestibles generó un 124% más de emisiones que la misma comida preparada a partir de los ingredientes en un kit de comida entregado. Para el salmón, las emisiones del plato de la tienda de comestibles fueron un 28% más altas y para la ensalada, esa cifra fue del 43%. 

La ventaja de este kit de comida se debe principalmente a que sus porciones perfectamente adaptadas significan que solo se tiran al depósito las cantidades mínimas de alimentos sobrantes, lo que reduce el enorme costo de emisiones de los alimentos desperdiciados. Por otro lado, la compra de comestibles es notoriamente imprecisa, es decir, por ejemplo, que los consumidores que compran una receta pueden tomar una papa adicional, que luego se olvida en la parte posterior de un armario, antes de ser arrojada a la basura. 

Además de esto, el proceso minorista en sí mismo puede ser inútil: las tiendas a menudo abarrotan los alimentos que se tiran, o se deshacen de los alimentos que se manchan o magullan. Los costos de producir todo este producto desperdiciado en última instancia también se tuvieron en cuenta en el análisis del ciclo de vida, lo que contribuyó al mayor perfil de emisiones de los ingredientes comprados en la tienda. 

Además de esto, los kits de comidas se saltan el paso de recursos intensivos de refrigeración de alimentos en las tiendas de abarrotes, en lugar de depender de paquetes de refrigeración más eficientes utilizados para conservar las comidas entregadas. Y, si bien podría parecer que la entrega de kits de comida uno por uno a las casas de los consumidores tendría un costo de transporte enorme, de hecho, se ve superada por las emisiones generadas por los consumidores que conducen sus autos de ida y vuelta entre las tiendas y sus hogares cada vez que necesitan comestibles. Las comidas de supermercado también excedieron los kits de comida en factores como el uso de la tierra y la acidificación.

Sin embargo, los investigadores determinaron que un área donde los kits de comida podrían mejorar con respecto a sus contrapartes de las tiendas de comestibles es el uso intensivo de envases. Esto constituye un caso sólido para la producción de paquetes de alimentos a partir de productos reciclables, de modo que menos residuos terminen en los vertederos.

Y es posible que queramos considerar seriamente estas mejoras, porque, como señalan los investigadores: «la forma en que los consumidores compran y reciben alimentos está experimentando una transformación sustancial, y es probable que los kits de comida sean parte de ella». Lejos de ser solo una un truco de la conveniencia moderna, los resultados del estudio sugieren que con un poco de racionalización, el aumento del kit de comida como un elemento de nuestras dietas modernas podría incluso convertirse en una herramienta para un cambio ambiental positivo.

Fuente: Heard, et. al. «Comparison of life cycle environmental impacts from meal kits and grocery store meals.» Resources, Conservation and Recycling. 2019. 

Imagen: PxHere

Suscríbase para recibir el resumen semanal de la revista

Te has registrado satisfactoriamente

Independent, nonprofit journalism
for a livable planet  |  published by Future Earth

Share This

Share This

Share this post with your friends!