Las tortugas desaparecidas del Antropoceno.

This post is also available in: English

Traducido por María Fernanda Enríquez

Cuando uno piensa en lo importante del Antropoceno, las cosas que los arqueólogos del futuro lejano reconocerán como marcadores de cómo los procesos básicos de la Tierra tomaron un tinte claramente humano, generalmente se trata de novedades que vienen a la mente. Cosas que, para bien o para mal, se han agregado a la biogeoquímica del planeta: concreto, plástico, residuos radiactivos, ciudades, minas, niveles de gases de efecto invernadero radicalmente elevados, etc.

Pero el Antropoceno también puede estar marcado por lo que falta. Por ejemplo: tortugas. 

«Las tortugas luchan por persistir en el mundo moderno, y ese hecho generalmente no se reconoce o incluso se ignora», escriben los biólogos dirigidos por Jeffrey Lovich, del Servicio Geológico de los Estados Unidos, en la revista BioScience

De las 356 especies de tortugas cuyo linaje comenzó hace más de 200 millones de años, escriben Lovich y sus colegas, «aproximadamente el 61% están amenazadas o se han extinguido en los tiempos modernos». Son «posiblemente el más amenazado de los principales grupos de vertebrados «Su futuro es incluso más precario que «los anfibios muy asediados y muy publicitados». 

Los investigadores lamentan que ni los conservacionistas ni el público en general aprecien la difícil situación de las tortugas, pero su artículo titulado «¿Dónde se han ido todas las tortugas y por qué es importante?» no es solamente un pedido para mantener este legado intocable. Más bien, el equipo de Lovich enmarca el declive de las tortugas en términos de pérdida de funciones ecológicas. 

«Las disminuciones y las extinciones de las poblaciones de tortugas en todo el mundo significan que sus funciones ecológicas ahora están muy disminuidas en los momentos en que las tortugas eran más abundantes», escriben. «Los impactos de sus roles disminuidos son poco apreciados y no se comprenden adecuadamente». 

«Dos características notables de las tortugas pre-antropocenas fueron su enorme tamaño poblacional y su correspondiente biomasa», escriben. Una sola hectárea, aproximadamente 2.5 acres, de humedales históricos saludables, por ejemplo, podría contener casi una tonelada de tortugas acuáticas. Las tortugas de tierra regularmente inclinaban la balanza a casi 600 kilogramos por hectárea. En comparación, un estudio ampliamente citado de herbívoros en una sabana africana estimó su biomasa total por hectárea en 199 kilogramos. Las tortugas una vez superaron a los elefantes. 

Eso es mucho potencial biológico perdido. La carne de las tortugas era una especie sostenida que se aprovechaba de ellas o de sus huevos ricos en proteínas y grasas; Sus cuerpos en descomposición redistribuyeron nutrientes vitales a través de los paisajes. Las tortugas «pueden ocupar una posición prominente en los ciclos minerales de algunos ecosistemas», señalan Lovich y sus colegas, «particularmente en aquellos que pueden ser deficientes en calcio o fósforo». Sin ellos, los ecosistemas de playas y dunas pueden estar condenados. 

Las tortugas también regulaban las poblaciones de plantas y animales que consumían. Un estudio de tortugas acuáticas que habitan en los estuarios encontró que, en su ausencia, una gran cantidad de marismas se convirtió en marismas en solo ocho meses, una dinámica que probablemente se encuentre en muchos entornos. Los efectos de la pérdida de la tortuga «pueden ser de gran alcance y crear cascadas tróficas, estructura alterada de la biomasa, pérdida de la función de la comunidad y resistencia de las especies invasoras, que son fundamentales para mantener los ecosistemas saludables.”

Las tortugas que comen plantas también jugaron un papel importante en la dispersión de semillas; algunas especies de árboles, incluidos los tambaloques y baobabs de Madagascar, están disminuyendo como consecuencia de su ausencia, y los patrones de vegetación a lo largo de las vías fluviales están cambiando. Muchas tortugas también son bioturbators, cavando hoyos y moviendo el suelo en formas que lo enriquecen. Su pérdida conducirá a mayores declives en la biodiversidad. 

Además, su fisiología única (metabolismo lento, la capacidad de permanecer inactiva en tiempos de escasez de recursos) puede permitir que las tortugas mantengan grandes poblaciones en hábitats que de otra forma no podrían soportar aves de sangre caliente y mamíferos con mayores requerimientos de energía. Cuando las tortugas se pierden, otros animales no toman su lugar. 

Apreciar todo esto es esencial. Si bien las tortugas están amenazadas por los culpables habituales de la destrucción del hábitat, el cambio climático, las enfermedades, la caza y la captura, el abandono puede sellar su destino. El equipo de Lovich acusa a los conservacionistas de dar prioridad a las aves y los mamíferos, a la vez que presta relativamente poca atención a las tortugas, y si lo hicieran, los conservacionistas también podrían aprovechar su potencial ecológico. Las tortugas podrían ser herramientas de restauración del ecosistema. 

Dicho esto, el motivo final de los investigadores no es de utilidad. «Sería realmente un mundo triste perder a más de estos sobrevivientes icónicos y notables de las nieblas de los profundos tiempos evolutivos», escriben. Sobrevivieron al asteroide «que acabó con los dinosaurios. ¿Nos sobrevivirán en el Antropoceno?

Fuente: Lovich et al. “¿Dónde han desaparecido todas las tortugas y por qué importa?BioScience, 2018.

Imagen: J. N. Stuart

Acerca del autor: Brandon Keim es un periodista independiente especializado en animals, naturaleza y ciencias y autor de The Eye of the Sandpiper: Stories From the Living World. Puede conectarse con él en Twitter, Instagram y Facebook.

Suscríbase para recibir el resumen semanal de la revista

Te has registrado satisfactoriamente

Your Donation Will Be Doubled

From now until December 31st as part of a national campaign to support nonprofit news

Share This

Share This Article