Cómo evitar que el Amazonas se queme

This post is also available in: English

Traducido por María Fernanda Enríquez

Primero las malas noticias: hay una buena posibilidad de que, a medida que el planeta continúe calentándose, las selvas tropicales del Amazonas se vuelvan dramáticamente más propensas a los incendios. Las vastas selvas conocidas como pulmones de la Tierra se deteriorarán. 

Ahora lo bueno: una nueva investigación sugiere que la forma en que las personas usan la tierra tiene mucha más influencia sobre si el Amazonas arde que el clima. Una Amazonía no degradada puede incluso compensar los riesgos de incendio que plantea el cambio climático. Mantener la respiración de los pulmones de la Tierra está eminentemente al alcance de las personas. 

El uso ambientalmente racional de la tierra «mitigaría sustancialmente el efecto del cambio climático en la probabilidad de incendio», escriben los investigadores en la revista Global Change Biology, «incluso en los escenarios de gases de efecto invernadero más pesimistas». 

Estudios anteriores han encontrado que tanto el cambio climático como el uso de la tierra, como la tala, la conversión de bosques en granjas y ranchos y la construcción de carreteras, aumentan la probabilidad de incendios en el Amazonas, donde 400 mil millones de árboles producen aproximadamente el 20 por ciento del oxígeno de la Tierra y se forman nubes que entregan lluvia en América del Sur. Sin embargo, las predicciones difieren y la forma en que interactuará el uso de la tierra y el cambio climático no se comprende bien. 

Liderados por Marisa Gesteira Fonseca, Ecóloga forestal del Instituto Nacional de Investigación Espacial de Brasil, los autores del nuevo estudio evaluaron el uso regional de la tierra y las proyecciones climáticas en los 5 millones de kilómetros cuadrados de bosques tropicales amazónicos de ese país. 

Cuando se considera solamente el clima, el equipo de Fonseca estima que si las emisiones de gases de efecto invernadero alcanzan su punto máximo alrededor de 2040 y disminuyen de manera constante después, no exactamente el mejor de los casos, sino pragmáticamente bueno, la probabilidad de que un parche forestal en llamas aumente en gran parte del Amazonas a finales de este siglo, pero solo un poco. La cantidad de bosque con alto riesgo de incendio aumentará en un 7 por ciento. 

Sin embargo, si las emisiones continúan sin disminuir, aproximadamente una quinta parte de la Amazonía experimentará un aumento significativo en el riesgo de incendio. El área de alto riesgo aumentará en tamaño en un 28 por ciento. 

Cuando se considera solamente el uso de la tierra, lo que los investigadores llaman un escenario de «sostenibilidad»: no más degradación de los bosques antiguos, el fin de la deforestación ilegal para 2025, no hay grandes proyectos de construcción de carreteras, respeto por las áreas protegidas y aplicación de las leyes ambientales, se ve un aumento del 11 por ciento en áreas de alta probabilidad de incendio. Sin embargo, si la deforestación y el desarrollo continúan, el área de alto riesgo aumenta en un enorme 73 por ciento.

«Los efectos proyectados del cambio en el uso de la tierra solo en la actividad de incendios en la Amazonía brasileña superan los debidos al cambio climático, tanto en extensión como en intensidad», escriben Fonseca y sus colegas.

Por supuesto, el uso de la tierra y el cambio climático ocurrirán juntos, y cuando los investigadores los combinaron en sus modelos, los resultados fueron espectaculares. Si las personas reducen las emisiones de carbono y usan la tierra de manera sostenible, las áreas de alto riesgo de incendios crecerán en un 21 por ciento para el año 2100. Con emisiones incontroladas y uso insostenible de la tierra, ese número aumenta a un enorme 114 por ciento. 

Para subrayar cuán importante es el uso de la tierra, una combinación de uso sostenible de la tierra y emisiones en el peor de los casos ve un aumento del 39 por ciento en las áreas de alto riesgo de incendios. Sin embargo, cambie eso y combine el uso insostenible de la tierra con el éxito en frenar las emisiones de gases de efecto invernadero, y las áreas de alto riesgo de incendios aún se expanden en un 91 por ciento. 

Incluso en un buen escenario climático, el uso insostenible de la tierra en la Amazonía «causaría un aumento decisivo en la probabilidad de incendio en la región durante el siglo 21», escribe el equipo de Fonseca, «con los consiguientes impactos negativos en la biodiversidad, el clima regional, la salud humana, los bosques estructura, biomasa y emisiones de carbono «. 

Que el uso regional de la tierra es más fácil de controlar que las emisiones globales de carbono es motivo de optimismo. Desafortunadamente, Brasil ahora se dirige en la dirección equivocada. Aunque la deforestación se desaceleró durante este siglo, esa tendencia ha cambiado recientemente bajo el liderazgo del presidente de extrema derecha Jair Bolsonaro. 

Los crímenes ambientales quedan impunes; se permite la tala ilegal; y las ganancias económicas a corto plazo triunfan sobre el bienestar a largo plazo. Si eso no cambia, los pulmones de la Tierra podrían convertirse en humo. 

Fuente: Fonseca et al. “Efectos de los escenarios de cambio climático y de uso de la tierra sobre la probabilidad de incendio durante el siglo 21 en la Amazonía brasileña.” Global Change Biology, 2019.

Imagen: ESA/USGS/Deimos Imaging

Acerca del autor: Brandon Keim es un periodista independiente especializado en animales, naturaleza y ciencias, y el autor de The Eye of the Sandpiper: Stories From the Living World. Conecte con el en Twitter, Instagram y Facebook.

 

Suscríbase para recibir el resumen semanal de la revista

Te has registrado satisfactoriamente

Share This

Share This Article