DAILY SCIENCE

El cambio en la dieta podría salvar a una cuarta parte de los bosques tropicales de la destrucción
Una nueva investigación revela los beneficios de las dietas basadas en plantas no solo para reducir el uso de la tierra y los gases de efecto invernadero, sino también para proteger las especies animales vulnerables en los trópicos.
septiembre 18, 2019

This post is also available in: English

Traducido por María Fernanda Enríquez

 Si nuestro apetito por la carne y los lácteos continúa creciendo, una cuarta parte de la tierra tropical natural podría desaparecer para el año 2100, y las especies incalculables serán destruidas a medida que se cultive esta tierra biodiversa, según una nueva investigación. 

El estudio dirigido por la Universidad de Edimburgo es el primero en evaluar no solo cómo nuestras dietas afectarán el uso de la tierra en las próximas décadas, un foco común de investigación, sino también cómo los patrones de consumo afectarán a distintas poblaciones de animales en todo el espacio geográfico. 

Los investigadores utilizaron un modelo de sistema alimentario para predecir las futuras presiones de la tierra de acuerdo con tres posibles tendencias dietéticas: consumo creciente de carne y lácteos, menor consumo de carne y dietas más bajas en productos animales, en general. Este modelo reveló que para 2100, el nueve por ciento de la tierra natural desaparecerá si no cambiamos nuestra obsesión actual con los lácteos y la carne. 

El noventa y cinco por ciento de esa tierra destruida estaría en los trópicos, una de las regiones con mayor biodiversidad del planeta. Por lo tanto, esto también causaría impactos notables y muy variables en las especies. 

Por ejemplo, si el consumo de productos animales crece y los pastos ganaderos se expanden en consecuencia, los investigadores descubrieron que esto conduciría a una reducción del 30% del hábitat tropical que actualmente alberga especies de aves amenazadas. Los altos niveles continuos de consumo de carne y lácteos también causarían una disminución del hábitat del 30% en las regiones que contienen especies de mamíferos que tienen rangos geográficos restringidos, lo que significa que esas especies no necesariamente tendrían un hábitat de respaldo para escapar. 

Los investigadores también analizaron el impacto en varios puntos importantes de biodiversidad que han sido identificados por Conservation International. Eso reveló que las dietas altas en carne y lácteos causarían una reducción de casi el 20% en el hábitat dentro de estas zonas cruciales. 

Simplemente comer menos carne tampoco resuelve completamente estos problemas. Si los humanos comen menos carne pero siguen consumiendo productos de origen animal, como los lácteos, todavía habría expansión de las tierras de cultivo, ya que tendríamos que mantener la alimentación agrícola para el ganado, así como más cultivos para reemplazar la carne en las dietas humanas. Y a medida que esta tierra de cultivo crece, también lo hacen las ramificaciones para la vida silvestre. 

Incluso bajo una dieta baja en carne, los investigadores estiman, por ejemplo, que habría un aumento del 10% en la cantidad de fertilizantes nitrogenados nocivos aplicados en lugares que actualmente son refugios para aves amenazadas. Analizando específicamente los puntos críticos de conservación, los investigadores también descubrieron que la aplicación de fertilizantes sería incluso marginalmente más alta en un escenario bajo en carne que en un régimen dietético regular con mucha carne, porque estaríamos cultivando más cultivos para reemplazar la carne. 

Colectivamente, estas invasiones en el hábitat natural conducirían inevitablemente a pérdidas de biodiversidad. 

Por otro lado, cambiarlo para intercambiar el 95% de los productos cárnicos y lácteos en nuestras dietas por alternativas puramente vegetales tendría efectos muy beneficiosos. Este cambio reduciría nuestra demanda global de tierra en un 11%, ahorrando aproximadamente 1,687 millones de hectáreas para 2100, junto con sus especies residentes. Ese cambio a dietas basadas en plantas también conduciría a una disminución del 68% en el uso de fertilizantes, en comparación con si continuamos consumiendo grandes cantidades de carne.

Los investigadores señalan un par de advertencias en su trabajo, principalmente que suponen una reducción del 95% de los productos de origen animal en dos de los escenarios dietéticos que consideran. Esa es una proporción enorme que es poco probable que se logre a corto plazo. Sin embargo, es útil para demostrar lo que se puede lograr. Además, advierten contra los llamados a un cambio global de productos animales a plantas, porque en algunas partes del mundo, los productos animales son la única fuente de proteínas. Por lo tanto, la seguridad alimentaria debería equilibrarse cuidadosamente con la conservación, señalan los investigadores. 

En última instancia, el estudio nos brinda una forma de apreciar el poder de nuestras dietas más allá de reducir el uso de la tierra y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Junto con la conservación, elegir qué alimentos comemos en realidad podría ser una de las herramientas más nítidas disponibles para proteger la biodiversidad, en algunos de los lugares más vulnerables de la tierra.

Fuente: Arneth et. al. “The role of global dietary transitions for safeguarding biodiversity.” Global Change Biology. 2019. 

Suscríbase para recibir el resumen semanal de la revista

Te has registrado satisfactoriamente

Share This

Share This Article