Deconstruyendo la huella ambiental de un emparedado.

Traducido por Brenda Moreno Espinosa

De acuerdo con un nuevo estudio, podríamos evitar que cada año entren en la atmósfera varios millones de toneladas de emisiones de gases de efecto invernadero, si hiciéramos un cambio de imagen de sostenibilidad en uno de nuestros artículos para el almuerzo más ubicuos, el emparedado.

Puede parecer ridículo que el modesto sándwich sea un culpable del cambio climático. Pero hoy en día, cuando todo lo que producimos y consumimos está sujeto a escrutinio; los investigadores de Sustainable-Production and Consumption, argumentan que hemos pasado por alto el omnipresente emparedado durante demasiado tiempo. Solo en el Reino Unido, una nación particularmente dedicada a este alimento básico para el almuerzo, y donde los investigadores llevaron a cabo su estudio, los británicos consumen aproximadamente 11.500 millones al año.

Para estimar la huella ambiental de todo lo que producen, los investigadores dividieron los emparedados británicos en dos grupos: comprados en la tienda y hechos en casa. Consideraron 40 recetas de emparedado diferentes y llevaron a cabo un análisis del ciclo de vida para estimar el impacto de cada una en las emisiones. Eso tomó en cuenta los recursos utilizados durante la producción agrícola de los ingredientes para emparedado, en los materiales de empaque, el transporte a las tiendas, el almacenamiento y la eliminación de los envases sobrantes y los alimentos.

El análisis reveló ante todo que los emparedados comprados en la tienda tuvieron el doble de impacto que aquellos preparados en casa. Eso se debe a que su producción, incluido el transporte, el procesamiento y el almacenamiento, requiere mucho más recursos. Cada emparedado de tienda también requiere aproximadamente un 20% más de ingredientes para producir, estiman los investigadores, debido a las pérdidas de alimentos que ocurren a lo largo de la cadena de suministro.

De los 40 tipos de emparedados, los más carnosos fueron los peores agraviantes ambientales. En general, los emparedados de compra que incorporan carne, queso y langostinos contribuyen con el equivalente de al menos 1.200 gramos de dióxido de carbono a la atmósfera. Una variedad popular comprada en la tienda que contenía tocino, salchicha y huevo representó 1.441 gramos de CO2e (equivalente). En comparación, un emparedado casero de jamón y queso produjo solo 843 g de CO2e, a pesar del jamón: claramente, armar un emparedado en casa puede ahorrar drásticamente en recursos.

Estos valores pueden parecer insignificantes a nivel de un solo emparedado. Pero si una sola persona consume cinco emparedados comprados en la tienda por semana, cada uno con 1.200 g de CO2e, durante un año generaría el equivalente a 312 kilogramos de CO2. Esa es la misma cantidad que un auto produce en un viaje de 12 horas. Aproximadamente extrapolado a los 11 mil millones de emparedados consumidos cada año en el Reino Unido (la mitad de los cuales son comprados en la tienda y  la otra mitad caseros), eso equivale a 11.8 millones de toneladas métricas de CO2 que ingresan a la atmósfera anualmente.

El análisis del ciclo de vida destacó varios puntos de emisiones donde la producción del emparedado podría ser más ecológica. Por ejemplo, reducir los contenidos de carne en un 10%, los quesos en un 20%, recortar un 10% del desperdicio de alimentos a lo largo de la cadena de suministro, hacer que el embalaje sea más respetuoso con el medio ambiente, y el compostaje podría reducir las emisiones en un 50%. Eso es varios millones de toneladas de CO2, solo en el Reino Unido.

Mucho de esto se decidirá inevitablemente por las preferencias del consumidor: los compradores no necesariamente quieren un emparedado con menos carne, por ejemplo. Ahí radica el problema, pero también la oportunidad, porque los consumidores pueden ser vectores poderosos de cambio, argumentan los investigadores.

Las fechas de vencimiento más realistas en las cajas de emparedado podrían limitar el desperdicio de alimentos informando adecuadamente a los consumidores. La combinación de datos nutricionales con detalles sobre la clasificación ambiental de un emparedado también podría alentar a los consumidores a tomar decisiones más ecológicas.

Y, ahora sabemos que el humilde emparedado casero es en sí mismo una solución, más fácil para la billetera y el medio ambiente.

Fuente: Espinoza-Orias et. Alabama. “Comprender el impacto sobre el cambio climático de los alimentos de conveniencia: Huella de carbono de los emparedados.” Sustainable-Production and Consumption, 2018.

Imagen: Shutterstock

  | Anthropocene

All Donations Doubled from Now until Dec 31

Smart, powerful environmental journalism doesn't come cheap. Anthropocene is science-based, nonprofit—and reader-funded. 

Yes, Count Me In!

You have Successfully Subscribed!

Share This