¿Deberían los elefantes ser considerados refugiados?

Traducido por María Fernanda Enríquez

Considere cómo es la vida de tantos elefantes africanos: familiares y amigos asesinados, comunidades rotas, tierras ancestrales transformadas por la construcción y el cambio climático, buscando nuevos hogares en un mundo a menudo hostil. Un ser humano en esa situación sería considerado un refugiado. ¿Debería un elefante?

 De hecho, deberían, argumentan Tristan Derham, Ecologista de la Universidad de Tasmania, y Freya Mathews, Filósofa ambiental de la Universidad La Trobe, en la revista People and Nature.

Los elefantes “comparten algunas de las mismas preocupaciones y experiencias que los humanos”, escriben. “Pueden caer en algunas de las mismas categorías morales que los humanos y se les deben formas similares de consideración moral. Aquí presentamos un caso para tratar a algunos elefantes como refugiados.” Y aunque la idea está en su infancia teórica, Derham y Mathews “esperan que abra un nuevo horizonte moral para el cuidado y la conservación del elefante.”

Señalan que los animales ya se describen como refugiados en términos retóricos, generalmente en el contexto de especies que cambian su área de distribución en respuesta a las condiciones ambientales cambiantes. Sin embargo, la definición formal de la palabra y las obligaciones de asistencia y santuario que impone a la comunidad internacional están reservadas para nosotros. Puede parecer extraño, si no totalmente inapropiado, pensar en los animales de esta manera.

Por otra parte, hay una primera vez para todo. No hace mucho tiempo habría sonado extraño escuchar a un perro maltratado llamado víctima; hoy en día es aceptable, tanto conversacional como legalmente. La idea de victimización no necesita ser específica de la especie. En cuanto a lo que significa ser un refugiado, Derham y Mathews invocan la definición establecida por las Naciones Unidas: cualquier persona que teme la persecución “por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un grupo social particular u opinión política”, y se encuentra fuera de su país de origen y no quieren o no pueden regresar.    

“No se necesita mucha imaginación para demostrar que muchos elefantes cumplen con esos criterios”, escriben Derham y Mathews. “Tienen miedo a la persecución; son desplazados por ese miedo; y no pueden regresar a su país o no lo harán debido a su miedo “.

Un elemento central del argumento son las extraordinarias capacidades mentales de los elefantes. Una gran cantidad de investigación científica describe cómo son conscientes de sí mismos, altamente emocionales y tienen vidas sociales complejas con relaciones y sistemas de toma de decisiones grupales que abarcan décadas. Después del trauma, son propensos a la agresión extrema y al nerviosismo; pueden descuidar a su descendencia y retirarse de la interacción social.

Discover more:  La producción local de alimentos no es la panacea que podemos pensar que es

Los expertos han descrito estos comportamientos como indicativos de un trastorno de estrés postraumático, y, lo que es más importante, no se manifiesta en respuesta a la depredación o desastre natural, sino después de la muerte o la dislocación causada por los humanos. “El hecho de que los elefantes salvajes ahora exhiban tales síntomas sugiere que creen que están bajo asedio”, escriben Derham y Mathews, “que están en una situación extrema y trastornada”.

Dada su condición de ingenieros de hábitat cuyo forrajeo y pisoteo configuran las características físicas de los paisajes que habitan, paisajes que conocen con gran detalle, siguiendo caminos gastados y tradiciones estacionales, también se puede decir “que tienen países a los que pertenecen y de los cuales podrían ser excluidos,” escriben Derham y Mathews.

Si los elefantes se consideran refugiados, ¿qué consecuencias tangibles podrían seguir? En el caso de los humanos, la comunidad internacional está obligada a ayudar. Dichos programas no se traducirían directamente a elefantes; más bien, las respuestas podrían incluir protecciones de conservación y la práctica de la reconstrucción, pero con una urgencia moral adicional y una obligación internacional de compartir los costos.

Esto también sentaría un precedente. La gente podría buscar el reconocimiento de otras especies de refugiados, lo que rápidamente podría complicarse para criaturas menos carismáticas y en peligro de extinción que los elefantes, o cuyas vidas mentales y sociales no son tan similares a las nuestras. Algunas personas temerían que la ayuda para los elefantes pudiera llegar a expensas de los refugiados humanos y, dada la sensibilidad política de los problemas de inmigración, la difícil situación de los animales también podría politizarse.

Debido a esas complicaciones, dice Derham, él y Mathews se han centrado estrictamente en el ejemplo relativamente claro de los elefantes. Sin embargo, están abiertos a considerar otras especies. “Uno tendría que probar cada caso con los criterios”, dice. “Esperamos que las personas con un profundo conocimiento de animales particulares y sus situaciones proporcionen sus propios ejemplos, cuidadosamente pensados”.

Fuente: Derham, Tristan and Mathews, Freya. “Elefantes como refugiados.” People and Nature, 2020.

Imagen: Jordy Sla

Sobre el autor: Brandon Keim es un periodista independiente especializado en animales, naturaleza y ciencia. Ahora está escribiendo Meet the Neighbors, un libro sobre lo que significa la personalidad animal para nuestras relaciones con los animales y con la naturaleza. Conéctese con él en Twitter, Instagram y Facebook.

Share This Article