El desperdicio de huevo podría reutilizarse para conservar productos frescos

Traducido por María Fernanda Enríquez

Un aerosol comestible a base de huevo, solo fracciones de un milímetro de espesor, podría ser una solución sostenible para preservar los productos frescos, al tiempo que utiliza huevos que alguna vez fueron destinados al contenedor.

Esta solución de dos vertientes para el desperdicio de alimentos fue desarrollada en un estudio reciente dirigido por la Universidad de Rice, que encontró que una mezcla compuesta principalmente de claras de huevo y yemas, y combinada con una mezcla de otros ingredientes baratos y accesibles, podría proporcionar un método más eficaz. y una alternativa sostenible a los recubrimientos plásticos y recubrimientos de cera que se usan típicamente para preservar la fruta.

Cuando se aplica a los aguacates, los plátanos, la papaya y las fresas, los investigadores descubrieron que su nuevo recubrimiento de huevo podría mantener la fruta fresca durante toda una semana más que las frutas que no se trataron. Las frutas tratadas maduraron más lentamente, se mantuvieron firmes por más tiempo y también tuvieron un mayor peso al final del período de estudio, en comparación con las muestras no tratadas que se descompusieron más rápidamente y perdieron un trozo de su masa. Las fresas, que tienden a descomponerse muy rápidamente, mostraron una diferencia especialmente grande: mientras que las bayas tratadas mantuvieron la mayor parte de su masa durante el período de estudio, las no tratadas perdieron aproximadamente el 60% de su peso.

La razón por la que esto funcionó tan bien se redujo a los diversos elementos del revestimiento. Los investigadores hicieron la mezcla usando claras de huevo como base, y luego añadieron glicerol, un compuesto que ayudó a hacer que la sustancia sea más flexible en lugar de agrietarse, lo que es más probable que hagan las claras de huevo secas. Una advertencia del glicerol es que tiende a hincharse en condiciones húmedas, por lo que también tuvieron que incluir un toque de yema de huevo en la mezcla, que tiene propiedades hidrofóbicas que reducen la susceptibilidad de la mezcla a la humedad.

Luego, los investigadores agregaron celulosa, un compuesto que se encuentra en la pulpa de madera y los desechos de las plantas: este material resistente hizo que la mezcla fuera mecánicamente más fuerte, y también resulta ser impermeable al vapor de agua. Esto redujo la evaporación del agua de la fruta tratada, lo que ayudó a explicar por qué ese producto mantuvo su mayor masa durante más tiempo. Dado que la celulosa también es menos permeable al gas, limitó el paso de oxígeno al fruto, lo que redujo los niveles de oxidación, ralentizó la maduración y finalmente retrasó la descomposición.

Discover more:  Los investigadores convierten el café molido en plástico biodegradable

La mezcla también incorporó curcumina, un extracto comestible de la cúrcuma que se sabe que tiene propiedades antibacterianas y antifúngicas. Para probar su efectividad, los investigadores aplicaron la bacteria E. coli a la mezcla y descubrieron que después de 24 horas, no quedaba rastro de bacterias en la muestra, lo que sugiere que la curcumina frustra con éxito los microbios, lo que en consecuencia ralentizaría la descomposición de Fruta.

Además, los experimentos demostraron que el tratamiento no es tóxico, es completamente comestible y, si a los consumidores no les gusta su sabor, se puede lavar rápidamente con agua corriente. También es versátil: el líquido puede aplicarse como un baño o un aerosol a frutas y verduras, y con un grosor de solo una micra, sin dejar de ser efectivo.

Esta nueva invención simple también podría tener la ventaja sobre otros métodos utilizados actualmente para preservar productos frescos. Con mayor frecuencia usamos la depilación con cera superficial, que puede causar problemas digestivos en algunas personas; refrigeración, que es costosa e intensiva en emisiones; y plásticos delgados de un solo uso para envolver frutas, que solo sirven para empeorar la contaminación global por plásticos. Comparativamente, el recubrimiento de huevo es barato y sostenible. Y se duplica el desperdicio de alimentos: los huevos arrojados representan el 2% del desperdicio de alimentos solo en los Estados Unidos, por lo que esto podría proporcionar un uso para toda esa proteína desperdiciada, al tiempo que conserva las frutas y verduras durante más tiempo, lo que reduce la probabilidad de que será desechado.

“El desperdicio de alimentos representa un gran impedimento para eliminar el hambre en todo el mundo y extender la vida útil de los alimentos perecederos ofrece una solución directa a este problema”, escriben los investigadores. ¿Quién sabía que la solución podría estar en el propio desperdicio?

Fuente: Jung et. al. “Multifunctional Bio‐Nanocomposite Coatings for Perishable Fruits.” Advanced Materials. 2020.

Imagen: Daniel Novta via Flickr

Share This Article