La producción local de alimentos no es la panacea que podemos pensar que es

Traducido por María Fernanda Enríquez

Menos de un tercio de la población mundial podría depender de la producción local para proporcionar alimentos básicos; La mayoría restante del planeta depende de la infraestructura de transporte y el comercio para mantener la seguridad alimentaria.

Estos hallazgos, realizados por un grupo internacional de científicos, han mostrado la imagen de un sistema alimentario mucho más dependiente del transporte y el comercio para mantenerlo a flote de lo que podríamos esperar.

El estudio analizó seis grupos de cultivos: cereales templados como el trigo y la cebada; arroz; maíz; granos tropicales como el mijo y el sorgo; raíces tropicales como la yuca; y pulsos, y luego modeló la distancia entre la producción de esos cultivos y sus poblaciones consumidoras. Crucialmente, el modelo se basó en un ideal hipotético, donde la distancia entre las personas y los cultivos era lo más pequeña posible.

Sin embargo, incluso en este escenario ideal, lo que los investigadores encontraron fue que solo del 11 al 28% de la población mundial podría satisfacer su necesidad de cultivos específicos dentro de un radio de 100 kilómetros. Entre el 26 y el 64% del mundo tendría que depender de la producción más allá, que se extiende hasta 1000 kilómetros o más, para obtener los cultivos básicos que requieren. Inevitablemente, estas distancias mayores implicarían rutas de transporte más largas y más comercio internacional.

Desglosado por tipo de cultivo, el análisis mostró diferencias dramáticas, en parte debido a restricciones climáticas y geográficas sobre dónde pueden crecer los cultivos. Por ejemplo, el arroz, cuyas condiciones de cultivo están menos restringidas, estaba más disponible para la población mundial, satisfaciendo las necesidades del 50% de la humanidad en un radio de 650 kilómetros. Para los cereales templados como el trigo, la cebada y el centeno, la mitad del mundo podría satisfacer sus necesidades dentro de los 900 kilómetros (que ya está ampliando la definición de lo que es “local”). Sin embargo, una cuarta parte de la población mundial tendría que depender de los cereales de más de 5,200 kilómetros de distancia.

Confinar la producción estrictamente a 100 kilómetros, actualmente solo el 22-28% del mundo podría satisfacer la necesidad de cereales templados, arroz, cereales tropicales a esa distancia. Para las raíces tropicales y el maíz, esa cifra cae al 11-16%.

Los investigadores también modelaron lo que sucedería si globalmente lográramos duplicar los rendimientos en estos seis grupos de cultivos utilizando nuevas tecnologías agrícolas, y si reducimos a la mitad el desperdicio de alimentos. Descubrieron que esto acortaría algunas de estas vastas distancias, porque técnicamente, mayores rendimientos y menos desperdicio harían más alimentos disponibles en contextos locales, y reducirían la cantidad que las regiones tendrían que importar. En este caso, África, América del Sur y Asia en particular se beneficiarían de mayores rendimientos y menos desperdicio, lo que llevaría a una mayor capacidad de producción local de alimentos. Sin embargo, en partes del mundo como Europa y Oceanía, esto no hizo mucha diferencia.

Discover more:  Fin de la planificación de la vida. . . para muebles de espuma y aislamiento

Luego, el estudio exploró el alcance real de esos seis grupos de cultivos en realidad, mapeando su huella en todo el mundo, según la forma de su producción, dónde se consumen y qué tan lejos son transportados. Estos crearon lo que los investigadores llaman “cuencas alimenticias”, que describen como áreas definidas que están conectadas por el movimiento regional y el consumo de alimentos.

Los investigadores explican que estos depósitos de alimentos revelan cómo los sistemas alimentarios modernos han dado forma a la disponibilidad real de alimentos. Utilizando los seis grupos de cultivos, identificaron casi 2,000 de estos cobertizos individuales, que varían en tamaño desde pequeños, muy localizados, hasta aquellos que tenían un alcance más global. Por ejemplo, el arroz, cuya producción se concentra principalmente en Asia, sin embargo, ha llegado mucho más allá para ser consumido en África, Europa y en partes de América del Sur y del Norte. Su enorme alcance existe tanto porque se busca como un alimento básico como porque las estructuras de transporte y comercio existentes le han permitido llegar a regiones muy lejanas.

De hecho, cuando se combinaron los seis grupos de cultivos, juntos crearon una enorme cuenca mundial de alimentos, enfatizando el hecho de que la complejidad y la interconexión del comercio actual de alimentos se encuentra en un punto en el que ahora cubre casi todas las partes del mundo. Y, como señalan los investigadores, eso es solo observar un puñado de cultivos.

Lo que esto subrayó nuevamente fue el papel central que tiene el comercio en hacer que estos productos básicos estén disponibles para las personas en el mundo. A la luz de esto, los investigadores sugieren que apliquemos más escrutinio a la narrativa popular de que lo local siempre es mejor: si bien la producción local tiene muchos beneficios ambientales, la realidad es que actualmente no podemos satisfacer la demanda de alimentos con la producción local de alimentos. Y, sin embargo, también es cierto que el comercio mundial también presenta enormes desafíos, como la propagación de la agricultura industrial y el aumento de las emisiones del transporte. Lo que sugiere este estudio es que tendremos que conciliar eso con el hecho de que ahora es una parte inextricable de nuestros sistemas alimentarios y, lo que es más importante, una herramienta poderosa para garantizar la seguridad alimentaria.

El comercio tal como está no es la respuesta, pero esta investigación podría proporcionar un punto de partida para darle una visión más crítica de su lugar en nuestro mundo y, por lo tanto, con suerte, cómo hacerlo una mejor fuerza para el bien en nuestros sistemas alimentarios.

Fuente: Kinnunen et. al. “Local food crop production can fulfill demand for less than one-third of the population.” Nature Food. 2020.

Imagen: Martha Heinemann Bixby

Share This Article