Los cierres han reducido las emisiones de carbono, pero también han debilitado la inversión en energía limpia.

This post is also available in: English (Inglés)

Traducido por María Fernanda Enríquez

Cielos despejados en Delhi y Beijing. Las emisiones globales de carbono son las más bajas que han tenido en décadas. La impactante primera ola de la pandemia de Covid-19 trajo un aspecto positivo para el medio ambiente. Pero estos cambios han sido de corta duración a medida que el mundo comienza nuevamente.

Y la pandemia podría tener un desafortunado impacto a largo plazo en la energía y el clima, dicen ahora los investigadores en Joule. Los retrasos en las inversiones en energía limpia y la innovación debido a la recesión económica desencadenada por la pandemia probablemente dañarán el clima en las próximas dos décadas.

En el peor de los casos, los investigadores predicen que hasta 2035 se podrían emitir 2.500 millones de toneladas métricas adicionales de dióxido de carbono, que es el equivalente a aproximadamente 1.36 mil millones de libras de carbón quemado, causando 40 muertes más por mes.
«Dependiendo de cómo respondan los responsables políticos, las consecuencias para la salud humana de esta inversión diferida podrían superar con creces los beneficios ambientales a corto plazo que hemos visto hasta ahora», dijo Kenneth Gillingham, Profesor de Economía Ambiental y Energética de la Universidad de Yale.

Gillingham y sus colegas calcularon el consumo de energía en los Estados Unidos antes de que los cierres por la pandemia comenzaran entre finales de marzo y el 7 de junio. Si bien el estudio se centra en los Estados Unidos, dicen que los hallazgos podrían aplicarse más ampliamente en gran parte de los países desarrollados mundo.

Muestran que el cierre por el Covid-19 redujo el consumo de combustible para aviones y gasolina en un 50% y 30% respectivamente, mientras que la demanda de electricidad cayó en menos del 10%. El menor uso de energía redujo las emisiones de contaminantes del aire que afectan la salud humana, salvando alrededor de 200 vidas por mes.

Hay otros impactos a corto plazo más sutiles. «La mayor parte de la inversión en la transición baja en carbono se ha detenido», escriben. Se espera que las ventas mundiales de vehículos eléctricos disminuyan en un 43% en 2020, las nuevas instalaciones renovables residenciales y de servicios públicos han disminuido, y los trabajos de energía limpia en general disminuyeron en casi 600,000 a fines de abril.

Y aunque los efectos a corto plazo de la pandemia ya son claros, los efectos a largo plazo son muy inciertos, dicen. En el documento, consideran dos escenarios.

En el mejor de los casos, donde se desarrolla un tratamiento y la economía mundial vuelve a la normalidad a fines de 2020, las inversiones en innovaciones energéticas volverán rápidamente a los niveles previos a la pandemia.

Pero el escenario más probable es una recesión global persistente, que afectaría la innovación energética. El efecto más importante sería en la inversión del sector energético. La inversión en tecnologías bajas en carbono se agotaría, la transición a flotas de vehículos más limpios se interrumpiría y los fabricantes de automóviles con problemas de liquidez abandonarían las nuevas tecnologías de eficiencia energética y de vehículos. Además, los presupuestos estatales y locales más ajustados también disminuirán la inversión en opciones de energía limpia en los próximos años.

La respuesta de la política gubernamental será crucial en la forma en que se desarrollan las cosas. Si los gobiernos producen grandes paquetes de estímulo para fortalecer la economía, incluso las inversiones modestas en tecnologías de energía limpia darían resultado a largo plazo. Muchas naciones de todo el mundo, incluidas las de la UE, el Reino Unido, Japón y Corea del Sur, pero evidentemente no los Estados Unidos, están considerando paquetes de estímulo que se centran explícitamente en la energía limpia.

Fuente: Kenneth T. Gillingham et al. The Short-run and Long-run Effects of Covid-19 on Energy and the Environment. Joule, 2020.

Share This Article